Tienes una hora
1 febrero, 2018
0

“Tienes una hora para hacerlo, para acertar a la primera, para convencer y para que el cliente desee volver”.

Esto es lo que recientemente le dije a un masajista que quería trabajar conmigo. Su reacción fue la del miedo y la inseguridad. Una lástima, porque este joven profesional tiene madera y talento.

Aunque a veces la responsabilidad asusta. Quizá fui demasiado claro con él, y lo entendió como dureza o exigencia. Hoy le añadiría este comentario:

“No pasa nada si no lo logras. Es una cuestión de confianza, de ir cogiendo seguridad”.

Al fin y al cabo la experiencia es una virtud. Los hay quienes se desenvuelven como un experto en muy poco tiempo. En cambio hay otros que necesitan años y muchas alabanzas hasta creer que trabajan correctamente.

  • Convencer
  • Satisfacer
  • Fidelizar

Incluso añadiría:

  • Hacer que te recomienden

“Tienes una hora”

Esta frase puede resultar aterradora. En otras profesiones dispones de más tiempo y de más oportunidades. Aquí, en el masaje Tantra gay, no hay espacio para los ensayos.

El cliente llega, se desviste, se echa y espera de ti un trabajo excelente. ¡Incluso que lo sorprendas!

A veces tienes menos tiempo. Existen clientes muy expertos que perciben no solo tu saber hacer sino tu seguridad en ti mismo.

“Durante el primer minuto ya supe que tu masaje iba a ser una pasada”.

“He probado muchos masajistas. No solo tienes oficio, tienes magia, y eso no abunda”.

Objetivo: gustar

¿Qué factores valora el cliente durante y después de un masaje erótico gay?

  • El morbo que transmite el masajista
  • El trato personal
  • La limpieza e idoneidad de la sala
  • La destreza en el masaje
  • El diálogo sensual que se establece
  • Cumplir el tiempo de sesión requerido
  • La satisfacción sexual aportada
  • El respeto por su espacio

Cada uno de estos puntos merece un artículo de miles de palabras. Hay mucho que decir acerca de todo ello. Claro está, si deseas aportarle un extra de calidad a tu clientela.

Tienes una hora: presión para convencer

Confieso que he atendido a un par de clientes difíciles. En el minuto dos ya me estaban exigiendo un salto en el protocolo.

“No vengo a que me relajes sino todo lo contrario. A que me excites a tope”.

Porque existe una minoría de clientes con ideas preconcebidas acerca de lo que es un masaje. Su tensión, su estrés, hiperactividad y grado de impaciencia son excepcionales, literalmente.

En este momento tienes la oportunidad de saltarte el protocolo. Es un gran salto al vacío, pero gracias a la experiencia sabrás qué hacer el resto del tiempo.

Trucos de masajista

Seguramente cada cual emplea su propio arsenal de trucos. Más o menos elegantes, más o menos acertados.

  • Empatía
  • Intuición
  • Experiencia
  • Riesgo

En cierta ocasión un cliente me dijo esto:

“La intuición no consiste en adivinar. Solamente la experiencia y los datos previos hacen posible la intuición”.

Y lo suscribo.

Pero, como ves, he añadido el concepto “riesgo”. Porque sin el riesgo no hay prueba ni experimentación. Por lo tanto, sin riesgo no se pueden aprender cosas nuevas. Aunque cada cliente sea un mundo, todos somos humanos. Consecuentemente existen cosas que funcionan en más de una persona.

Si tienes dudas decídete y llama.

Puedes ver mi lista de precios de masaje. Elige con libertad.

Paco: +34676648226

También puedes consultar mi web clásica www.pacotantra.com