Adicción al masaje

Adicción al masaje
Adicción al masaje

«Tengo adicción al masaje. Perdón, debería decir «a tu masaje». Porque no me sirve cualquiera. Igual que no me gusta cualquier hombre al azar.»

Adicciones

Hay adicciones de todo tipo. Perjudiciales, positivas y neutras.

Cuando digo perjudiciales, lo son para la salud, el bienestar o incluso la economía personal. Seguramente te vienen a la mente varios ejemplos de cada una.

Entre las adicciones positivas considero el deporte, la alimentación equilibrada y algunas otras actividades que a veces se consideran «freakis». Pero no pero no hacen daño. Al contrario, benefician a quien las realiza.

El masaje es una de las adicciones sanas. No lo digo porque yo sea masajista profesional sino porque soy testigo directo de sus efectos positivos en los receptores.

Adicción al masaje

Todos los adictos al masaje comparten una afición extraordinaria por el sentido del tacto. Y es que el placer que es capaz de proporcionarnos la piel es enorme. Por algo es nuestro organo más extenso y con mayor cantidad de terminaciones nerviosas.

«Puedes reproducir el contenido de este correo, por entero, por partes o como te apetezca, ya que me responsabilizo de todo cuanto te digo. Cualquiera de sus partes es cierta y la suscribo totalmente.»

Tacto y adicción

El tacto es el sentido fundamental para los que sufren —o disfrutan— de la adicción al masaje. Esta adicción es positiva porque transmite bienestar de una forma sana y responsable. Es una adicción positiva, no destructiva para nadie, además de perfectamente controlable.

En otra palabras, se trata de una «adicción sana».

Pretextos para la adicción al masaje

«Hace años que vengo a disfrutar de tu compañía. El pretexto en realidad es tu masaje, pero en el fondo debes saber que es por estar contigo, disfrutar de tu presencia, tu compañía y,de paso, del masaje.»

El masaje necesita de un entorno, igual que el resto de placeres. La gastronomía, por citar un ejemplo, no tendría el nivel social ni el reconocimiento mediático del que disfruta en la actualidad sin una decoración y un ritual que la hace más exquisita. Porque la presentación o el contexto de los placeres influye en su disfrute.

El «embalaje de marketing» forma parte del producto y del servicio. En el caso del masaje parece obvio que también es así.

«Todo me resulta agradable y tentador. Desde tus fotos hasta la decoración de los centros donde has venido atendiéndome desde hace años. Si tú no tuvieras el carácter que tienes, tu voz especial, si no transmitieras la calma y la seguridad que transmites, tu masaje no sería lo mismo.»

«Eres único y creo que debes saberlo. Te lo agradezco porque con el tiempo he aprendido a agradecer las cosas buenas que ocurren en mi vida. Hay una razón para todo, y hay una razón por la cual te descubrí por azar, y que me ha llevado hasta donde estoy hoy.»

Este es el testimonio de un cliente que ya es un amigo y un cómplice. Viene desde 2011.

Si tienes dudas no dejes de escribir. Estaré encantado de resolver cualquier consulta que tengas sobre mi servicio de masaje erótico gay en Barcelona.

Estos son algunos de mis masajes: masaje relajarte, masaje desnudo.

¡Nos vemos pronto en Barcelona!

Contacta con Paco.

Consulta mi web para saber más: www.elmasajeprohibido.com y www.pacotantra.com

Por Paco

Me llamo Paco. Soy un masajista masculino especialista en masajes prohibidos por su alta carga de morbo y secretismo. Mi discreción es total para protegerte. Disfrutar de un masaje prohibido puede ser una decisión difícil, pero es tan legítima como placentera. ¡te encantará!

Dejar un comentario