El ahorro gay: ahorrar para el futuro

El ahorro gay es nuestra forma personal de planificar la vida.

¿Cómo afrontamos el ahorro? ¿Es una expresión de nuestra forma de pensar y de vivir?

Que conste que con este post no deseo influir en nadie. Quienes me siguen saben que la libertad individual es el pilar sagrado sobre el que fundamento mi forma de pensar.

El ahorro gay: la fecha de mi muerte

En cierta ocasión llegó a las manos de una compañera una web muy enigmática. Ella estaba aterrorizada. La web consistía en un formulario donde insertar algunos datos sobre ti. Tu fecha de nacimiento, algunas casillas acerca de hábitos como consumo de alcohol, tabaco y deporte.

Su terror era tal que no se atrevió a entrar esos datos. Lo que sí quiso era compartir su pánico, con una excitación desmesurada.

En cambio yo daría lo que fuera por conocer de forma veraz el día de mi muerte. De modo que cumplimenté todas las casillas. Tras unos segundos con redoble de tambores la web mostró la fecha de mi muerte.

¿Miedo? Ninguno. Si fuera real, empezaría a programar mi vida de acuerdo con los años que me quedan.

El ahorro gay: ahorrar para el futuro

Como nadie de nosotros conoce su fecha de caducidad, tenemos que apañarnos con lo poco que sabemos acerca del futuro.

La economía es una preocupación relevante para la mayoría de personas. Mientras todo va bien, no hay problema. Pero ya sabemos que existen crisis cíclicas. Y algunos de nosotros nos preparamos con antelación.

El hombre gay ¿afronta la economía de una forma diferente?

Al margen de las etiquetas psico-afectivas y psico-sexuales, el hombre gay tiene los mismos condicionantes que cualquier otra persona. Huelga decirlo.

  • Solteros
  • Parejas de hecho
  • Casados
  • Con hijos
  • Divorciados
  • Viudos
  • Con enfermedades crónicas

Además, la situación laboral y/o financiera define el poder adquisitivo. Según sean tus ingresos dispondrás de margen para ahorrar —o no.

Existen personas que perciben unos ingresos astronómicos. Pero esto no implica que sean eficaces en su administración. He conocido clientes que, tras una catástrofe financiera, han sido incapaces de vivir con menos. Incluso con ingresos muy superiores a la media. De los que a ti y a mí nos parecerían nadar en la abundancia. Estos chicos han sufrido dificultades extremas para rehacerse. Porque es difícil vivir con menos cuando te has acostumbrado a un nivel adquisitivo tan elevado.

“Acabo de ganar miles de euros en un par de minutos. Vengo a verte para celebrarlo”.

En cambio he atendido a clientes con ingresos humildes y que han sido capaces de ahorrar cantidades sorprendentes. Al igual que las hormigas, han ido separando miga tras miga. Y cuando ha llegado el momento, han pagado la entrada de una propiedad.

“Vengo a verte cuando puedo. La verdad es que es un capricho que necesito de vez en cuando. Porque un masaje Tantra contigo me llena de vida.”

A quienes saben administrarse pocas veces les falta de nada.

El futuro es hoy

En cambio, hay quien lleva el control hasta extremos innecesarios.

Quizá empezaste a controlar tus gastos hace años. Todo en aras de un futuro más seguro.

“Tengo tanto dinero ahorrado que no se qué hacer con él. Pero me da pánico gastarlo porque sigo temiendo por el futuro”.

En otras palabras, tanto pensar en el futuro te impide ver el momento presente. Es decir, vivir el hoy.

El futuro siempre será incierto. Es como el horizonte, que, a medida que caminamos, también se va alejando. Leyes de la física. Leyes de la vida.

“¡Siempre pensando en el futuro! Y ahora resulta que no tengo recuerdos de nada importante. Los últimos años han sido grises, aburridos, sin emoción. Creo que me equivoqué, y ahora quiero vivir a tope”.

Seguro que has trabajado pensando en un objetivo. Pero el objetivo ha llegado, y es hoy.

Cuesta darse cuenta de que “hoy es el futuro de ayer“.

El ahorro gay: vivir el presente

Así como el pasado es el fundamento de lo que somos y vivimos hoy, el presente será el fundamento para el futuro.

De modo que un buen consejo sería que vivas el presente según cómo deseas que sea tu futuro.

  • Plenitud
  • Felicidad
  • Placer
  • Satisfacción

Porque vivir el presente jamás impide un futuro mejor. Es más, ¡lo garantiza!

“He sacrificado tantas cosas. ¡Y mira la edad que tengo! El momento de llevar a cabo todos esos planes ya pasó. La edad no perdona.”

“Ojalá lo hubiera pensado antes. La vida ha pasado en un abrir y cerrar de ojos. Ya no tengo edad para según qué aventuras ¿sabes?”

Las quejas son lo más común. ¡Aunque no creas! Algunos de mis clientes son hombres extremadamente felices.

“Mi pareja hubiera opinado que venir a verte para un masaje erótico es una infidelidad. Pero oye ¡que me quiten lo bailao! Siempre me he reservado para mí el espacio que necesito. Así que solo puedo decir que he vivido a pedir de boca. Además, mi pareja y yo somos super felices. Creo firmemente que nos va bien gracias a ser consecuentes y a vivir como nos gusta”.

El ahorro gay: ahorrar para el futuro

Conclusiones

Tengo el convencimiento de que es tan erróneo vivir solo el presente como solo el futuro. ¡Amén de quedarse anclado en los recuerdos del pasado!

De modo que el futuro es más seguro si construyes a partir de un presente feliz y pleno.

No quiero impedirte los sacrificios. A veces son necesarios, pero es imposible que sean necesarios de forma constante. Seguramente los sacrificios son necesarios en momentos puntuales. Quizá no podemos tenerlo todo en cualquier momento.

Que sea la sensatez la que te acompañe. Y el equilibrio, su gran amigo.

Ya ves que a veces escribo sobre temas que parecen alejados del masaje gay. Si tienes preguntas acerca de mi trabajo, por favor siéntete libre de llamarme.

Paco: +34676648226

Más sobre mí en www.pacotantra.com

Publicado por Paco

Me llamo Paco. Soy un masajista masculino especialista en masajes prohibidos por su alta carga de morbo y secretismo. Mi discreción es total para protegerte. Disfrutar de un masaje prohibido puede ser una decisión difícil, pero es tan legítima como placentera. ¡te encantará!

This site is protected by wp-copyrightpro.com