Categorías
Estilo de vida gay

Coach gay

El Coach gay es un profesional que se dedica a la ayuda psíquica de otras personas. Como indica el adjetivo, este coach puede ser gay.

De hecho, ser gay es una ventaja. Simplemente porque tu identidad pisco-afectiva y tus preferencias no necesitan de ninguna explicación adicional. Imagina explicarle a un coach heterosexual qué es el «cruising», por ejemplo. ¡Sin que el coach incurra en juicios!

Como ya sabes, existen coaches especializados en áreas muy diversas. Desde especialistas en preparar a atletas de alto rendimiento hasta asesores que aportan apoyo estratégico y psíquico a empresarios.

El miedo, el dolor, las dificultades, pero sobre todo la sensación de soledad, son las circunstancias más frecuentes que impulsan a una persona a buscar un coach.

Cuando digo «soledad» no me refiero tan solo a una soledad social, física ni estructural.

Algunos de mis clientes son empresarios que se sienten solos por no tener apoyo. Porque se enfrentan a situaciones para las cuales nadie más en su entorno está preparado —aveces ni las entienden.

Mientras otros sienten una soledad distinta, la de buscar apoyos y comprensión para su propia evolución de identidad.

Independientemente de tener pareja o no. Aunque es un factor que tiene una influencia decisiva.

Quién necesita un coach gay

Cualquier persona con dificultades, miedos e indecisiones puede beneficiarse de la ayuda de un coach.

Desde empresarios hasta hombres con dudas acerca de su sexualidad.

Existen momentos en la vida en la que el dolor te bloquea, el miedo te paraliza o las dudas te dan vértigo.

Precisamente es cuando nadie te escucha —o peor— todas las personas del entorno le quitan importancia a tus preguntas.

Además, sientes que te dan la espalda justo cuando más los necesitas: los amigos, tu pareja, tu familia, tu entorno laboral. ¿Te evitan?

Porque no todo el mundo está preparado para cualquier cosa.

Sal del bloqueo. Cuanto antes.

Porque el bloqueo es como el óxido o el cáncer. Allí donde se instala, empieza a carcomer. Primero afecta una parte, pero con el tiempo crece y contamina muchas otras.

El método

Cada situación y cada persona necesita un método distinto. Precisamente mi técnica consiste en escucharte hasta el final. Sin responderte, sin juzgarte.

Tu visión, tus caminos sin salida, tus dificultades, merecen ser escuchadas sin implicación ni prejuicios.

Solamente desde la distancia se puede ver un paisaje completo.

Ambos observaremos tu paisaje desde la altura, con perspectiva y sin distorsiones.

Estoy seguro de que también valoras la confidencialidad y el hecho de que no conozco a nadie de tu entorno.

Una persona exterior a tu círculo jamás interactuará con los elementos que dificultan tu visión y tus decisiones.

De momento no puedo adelantarte más cosas. Ya sabes que es imprescindible que me llames porque tu caso merece ser tratado como único que es.

Por consiguiente, no existen fórmulas magistrales o milagrosas.

Miedo al presente

El futuro es un reflejo de lo que estamos haciendo hoy. Así que, si no haces nada hoy, dentro de, pongamos, 5 años, estarás peor que hoy. Esto afecta no solo a tu situación laboral, sino a tu plan de nutrición, de deporte, y sobre todo, a tu presente afectivo.

Una de mis grandes convicciones, y por experiencia, consiste en no dejar las cosas para «más tarde». Resultaría absurdo esperar a que pase algo «por casualidad» que el estado actual mejore por arte de magia.

Un ejemplo muy básico es que si no juegas a la lotería, no puede tocarte. Si no caminas, no te moverás de donde estás.

Ahora no serías lo que eres si no hubieras estudiado lo que estudiaste. Así que realizaste una «inversión» en esfuerzos para llegar a tu estado actual.

Lo que haces hoy determinará el aspecto de tu futuro.

Y que conste que no soy un persona volcada en el futuro, sino todo lo contrario.

Creo que el presente es lo que necesita mejorarse inmediatamente, para que el futuro sea mejor.

Es una garantía: si no inviertes hoy, mañana tendrás menos que hoy, porque las cosas «se gastan». La vida no es gratis, y el tiempo «hace mella».

Vive tu presente

Es importante vivir el día a día, pero con consciencia y responsabilidad. Puedes pasarte la tarde en la piscina para disfrutar el presente. Pero no puedes limitarte solo a disfrutar de tu piscina. Entre otras cosas, porque la cuenta de agua te llegará en algún momento.

Cuando hablemos, hablaremos de cómo construir el futuro, en base a lo que hacemos hoy.

El presente cuenta para que te sientas satisfecho y con ganas de vivir y construir tu futuro.

¿Qué mejor que empezar con felicidad y encontrando estímulos que te motiven?

Así, no solo tu futuro tendrá un mejor aspecto. También tu presente.

Mis garantías

Hasta hoy he ayudado a muchos hombres que tenían dudas e inseguridades acerca de todos estos puntos. Cada uno de ellos es un caso de éxito y de superación. Son tan felices como cualquier otra persona porque han resuelto muchas de sus dudas.

  • ¿Soy gay?
  • No puedo más con las dificultades
  • ¿Estoy enamorado?
  • Me siento solo ante una gran responsabilidad
  • No sé qué me ocurre
  • ¿Cómo puedo dejar a mi pareja? Si es que debo…
  • Tengo miedo al fracaso
  • No veo el final del túnel
  • ¿A qué me dedico?
  • No encuentro pareja
  • Creo que soy adicto al sexo

A veces la clave está tan cerca de ti que no puedes verla.

Testimonios

Evidentemente no tengo espacio para incluir todas las opiniones que he recibido. Más que testimonios, las veo como expresiones de agradecimiento.

He encauzado mi vida gracias a tu ayuda. Cuando miro cinco años atrás me doy cuenta de que no era capaz de imaginar lo feliz que se puede llegar a ser.

Un espacio seguro

Hemos creado una burbuja. Ni mi situación ni mi entorno es otro porque no se pueden cambiar las vidas de los demás. Pero sí que he conseguido entender cómo vivir mejor conmigo mismo dentro de este contexto. Saber que te veo cada dos semanas me da ánimos y alivio.

Abrir los ojos

Al margen de lo que he llegado a entender, ahora me gusta visitarte porque hablar contigo es como ponerle luz a las cosas.

Sin juicios

Lo que más me ha impresionado de ti es tu capacidad de no juzgar. Me siento libre de contártelo todo porque sé que no sale de estas paredes. Y mira que te he contado cosas muy gordas y muy feas. No puedo hablar de todo esto con nadie más en este planeta.

Etiquetas

Jamás hubiera imaginado que pudiera vivir con una idea concreta de mi sexualidad. Porque creía que no existía. Me has traído la calma y la serenidad. Mirando atrás me doy cuenta de lo realmente ofuscado que me tenían las etiquetas y los roles.

Honestidad

Me recomendaste un terapeuta específico que ha resultado ser el mejor del mundo. Gracias por tu humildad y por reconocer tus propios límites.

Tu camino empieza ahora

Lo que sí puedo adelantarte es que tu camino tiene que ser fácil, sensato, indoloro y sobre todo voluntario.

La clave la tienes tú, aunque en este momento no puedas imaginarlo.

Contacta y hablamos por teléfono.

Por Paco

Me llamo Paco. Soy un masajista masculino especialista en masajes prohibidos por su alta carga de morbo y secretismo. Mi discreción es total para protegerte. Disfrutar de un masaje prohibido puede ser una decisión difícil, pero es tan legítima como placentera. ¡te encantará!