El orgasmo o «pequeña muerte» hay que saber alcanzarlo y disfrutarlo

Orgasmo
Orgasmo

El orgasmo fue el tema central del programa «Les mil i una nits», el program que Maria de la Pau Janer presentaba y dirigía en Catalunya Ràdio.

Tuve el privilegio —y la sana diversión— de participar en este programa. Puedes escucharlo en el enlace que adjunto al final.

Como dije, la presentadora del programa es la escritora Maria de la Pau Janer, galardonada escritora y mallorquina universal. El moderador, Xavier Canalies. Los invitados éramos Núria, Paula y yo.

Núria Jorba es psicóloga, sexóloga y autora del libro “Sexe gourmet”.

Paula Alcaide es psicóloga especialista en psicología afirmativa LGBT.

Y un servidor, masajista tántrico.

El orgasmo

Para empezar, el programa describe el orgasmo como un «viaje sideral», único y personal. Así que la poética expresión francesa «la petite mort» es un intento inicial de describir qué se siente en un orgasmo.

¿Es una forma de morir? Quizá porque sentimos una especie de desconexión de nosotros mismos y de la realidad.

El orgasmo femenino

Seguidamente abordamos las posibles diferencias entre el orgasmo femenino y el masculino. Una diferencia fundamental, según Núria Jorba, es que el masculino se consigue fácilmente. Sin embargo las mujeres necesitan un trabajo de estimulación más delicado y dedicado, durante más tiempo.

De modo que la persistencia y el arte del sexo bien hecho reciben premios que varían entre géneros. Según los científicos la duración del orgasmo femenino está entre 13 y 51 segundos. Mientras que el orgasmo masculino dura una media de entre 2 y 8 segundos. Bastante fugaz, y no sé si lo suscribo.

La anorgasmia

Aunque parezca mentira, no todas las personas experimentan orgasmos. Algo especialmente difícil de entender para quienes los disfrutamos con cierta regularidad. Además del mito de la mujer que no lo ha alcanzado nunca, existen también hombres anorgásmicos. Aunque no creo que sea a causa de disfunciones eréctiles.

En el programa digo que no soy médico ni psicólogo. Por lo tanto mis opiniones se limitan a la observación empírica de una muestra muy concreta, que son mis clientes. Solo puedo referirme a casos de personas que he atendido. Y que, además, han verbalizado aspectos relacionados con el tema que nos ocupa.

Describir el orgasmo

Seguramente cada persona describe el orgasmo con palabras totalmente distintas.

Esto también ocurre en los relatos eróticos, en los que describo sensaciones e incluso tipos de eyaculación distintos, muy personales y a veces sorprendentes.

En el programa de radio que menciono, entre todos intentamos describirlo. Como es previsible, cada cual se enfoca en aspectos diferentes. La desconexión de la mente, por ejemplo. Mientras unos tienen más en cuenta las contracciones musculares, otros valoran la sensación de trance.

Más allá de su duración, la experiencia del orgasmo a veces se acompaña de una pérdida de orientación espacio-temporal.

Solo así conseguimos el efecto terapéutico de la relajación y la descarga física y emocional.

Escuchar orgasmos

Durante el programa Xavier Canalies nos obsequió con diferentes grabaciones de clímax femeninos y masculinos. Algunos eran fingidos, otros exagerados, alguno más natural, pero todos muy personales.

Escuchar estas grabaciones resulta muy divertido. Seguramente cada cual encontrará matices que oscilan entre lo excitante y lo ridículo. Porque el orgasmo ajeno siempre resulta más sorprendente que el propio. Si nos grabaran sin saberlo quizá seríamos conscientes de nuestras propias expresiones.

Cómo conseguir el orgasmo

Para alcanzar el orgasmo abordamos formas conocidas y otras no tan habituales. Estamos my de acuerdo entre todos en fomentar las formas personales, la espontaneidad y la naturalidad.

El orgasmo masculino no solo se consigue con la estimulación genital o del pene. Existen orgasmos prostáticos, orgasmos anales, orgasmos testiculares. Incluso orgasmos de pezón y de las axilas.

La combinación de todos estos estímulos puede desatar orgasmos espectaculares.

Así que esta es mi especialidad. Estimular y desatar el placer, un placer espectacular.

Por ejemplo, te sugiero el masaje desnudo.

¿Quién tiene más?

¿Hombres o mujeres? La controversia está servida. Como siempre, las dualidades, y en especial las de género, arrasan. Yo opino que las mujeres tienen más orgasmos en una sola relación sexual —bien hecha. Los hombres solemos tener uno solo. La multiorgasmia femenina es más frecuente que la masculina. Aunque muchos «machos alfa» se pongan medallas y exageran tanto frecuencia como proezas. Pero las ganadoras silenciosas de este ranking son ellas. Maria de la Pau me contradijo, reconozco que mi intervención no fue muy afortunada. Seguramente me expresé mal.

La práctica de mi trabajo como masajista erótico me permite concluir que la mayoría de las mujeres son multiorgásmicas. No puedo saber si es a causa del desempeño de sus parejas o de mi trabajo especializado.

Si estñas en apreja y «toca porque es sábado», no te peirdas esta entrada acerca del sexo programado. ¡Trata de una aspecto que dice mucho de nosotros!

El camino se hace al andar

Finalmente, opino que resulta más satisfactorio el conjunto del acto sexual que la parte final únicamente. El camino hacia el placer suele ser distinto cada vez. Es lo que hace que los orgasmos sean variados en intensidad y en duración. Aún más: nos aportan una felicidad sexual diferente cada vez.

El placer hablado

Porque los más divertidos son los orgasmos hablados. Los hay quien expresan exigencias. Los hay que preguntan cosas. Luego están los orgasmos que repasan las vocales: «orgasmos en A», «orgasmos en «O» y un largo etcétera.

¿Cómo te gustan a ti? ¿Has probado mi masaje desnudo?

Más que hablar acerca del tema, vivirlo cada uno es lo suyo, ¿no?

Finalmente, y como complemento a esta entrada, este es el enlace donde puedes escuchar el programa de radio al que me refiero: Les mil i una nits. ¡Espero que te entretenga, divierta y que te aporte informaciones nuevas!

Llama si deseas información más detallada y, sobre todo, personalizada.

Paco:

Lo mejor es siempre vivirlo en primera persona. Aquí tienes los menús de masaje que puedo ofrecerte.

Por Paco

Me llamo Paco. Soy un masajista masculino especialista en masajes tántricos, prohibidos por su alta carga de morbo y secretismo. Mi discreción es total para protegerte. Disfrutar de un masaje prohibido puede ser una decisión apetecible, siempre tan legítima como placentera. ¡Te encantará!