El nuevo equilibrio emocional

Equilibrio emocional
Equilibrio emocional

El equilibrio emocional es uno de los estados que más deseamos. No equivale exactamente a la felicidad, pero se trata de una situación que permite el control —y el disfrute— sobre todos los aspectos de tu vida.

Entre la comunidad gay se habla bastante de las «drama queens». Huelga decir que son el ejemplo de lo opuesto al equiliubrio —aunque con frecuencia su «zona de confort» consiste en el drama.

La lista de la compra

En mis charlas con mis colegas a menudo hablamos del «príncipe azul». Hay auténticas disputas acerca de las condiciones que debe reunir un hombre para ser el «hombre ideal» o el «hombre de tu vida». Resumiendo, estas son las más insistentes:

  • Estar muy bien dotado
  • Tener «la vida resuelta»
  • Ser un hombre emocionalmente equilibrado

Hay más, como:

  • Que sea un buen amante
  • Deportista con un cuerpo 10
  • Un poco canalla
  • Que tenga un sobre-ático con vistas
  • Una piscina no está de más
  • ¿Tiene yate?

Lamentablemente, no pensamos nunca que cada uno de nosotros podría ser juzgado igual. Quien desee atraer a este hombre ideal quizá debería plantearse en qué medida satisface también sus más que probables requisitos. Dentro de las posibilidades de cada uno, claro está.

Mi pareja dice que estableció, junto con su mejor amigo, un «ranking de los 17 puntos.» Solo me dijo que cumplo 12 de los 17. Sigue siendo un misterio en qué consisten, aunque los «ojos verdes» y el «pelo negro» ya sé que no los tengo.

El deseado equilibrio emocional

¿Por qué no deseamos para los demás lo que tenemos nosotros? ¿Y viceversa?

Si el equilibrio emocional es algo tan valorado en una posible pareja, creo que resulta razonable que nosotros mismos hagamos lo posible por tenerlo también entre nuestros atributos.

Porque siempre me ha parecido algo egoísta exigir en los demás lo que uno no puede aportar. O «no piensa» aportar, según unos pocos.

¿Qué es el equilibrio emocional?

Al contrario de lo que algunos piensan, no es un estado de indiferencia o apatía. Porque una persona equilibrada es ecuánime, tranquila. Pero está viva en todos los aspectos. Porque tiene sus «cosas ordenadas», sabe dónde encontrarlas en cada momento. Es decir, accede a sus recursos emocionales de forma eficaz.

En resumen, una persona emocionalmente equilibrada tiene:

  • Equilubrio racionalidad-emotividad
  • Reacciones serenas
  • Cierta felicidad
  • Nada de turbulencias
  • Sensatez

Es decir:

Puedes estar pendiente de otras personas que necesitan tu ayuda, pero sin desvivirte ni angustiarte.

  • No sientes la presión para dar respuestas de forma inmediata.
  • El drama no te afecta.
  • No tienes prisa.
  • Finalmente, dejas que las cosas sigan su ritmo y sucedan d forma natural.

Alcanza tu equilibrio emocional

Por favor entiéndeme correctamente. No voy a darte un recetario de puntos para lograr el equilibrio. Lo que sí puedo afirmar es que el masaje Tantra gay puede aportarte una serenidad que te sirva de muestra.

A veces la carencia afectiva puede influirte. También tenemos carencias de sensualidad. No hay que confundir sensualidad con sexualidad. Ten en cuenta que hay muchos hombres que tienen sexo tres veces al día, aunque sin disfrutarlo porque les falta el componente sensual y afectivo. Sobre esto trato en la enrada ternura y morbo. ¡No te la pierdas!

  • Disfruta del momento
  • Explora tu sensualidad
  • Déjate guiar
  • Disfruta de la ternura más morbosa

Incluso tienes varias opciones, según lo que más te interese del masaje:

Además, puedo ofrecerte distintas duraciones. ¡Desde 45 minutos hasta 2 horas!

Conclusiones

En conclusión, la ansiedad, las prisas, la presión que ejercen familiares, jefes y el entorno pueden alterar nuestro comportamiento. Y no deberían.

Porque la calma y la sensatez siempre son buenas consejeras. Tomarte tu propio tiempo para valorar las cosas es importante para tu tranquilidad. ¡No te dejes presionar!

El equilibrio aporta orden en tu vida. ¡Lo necesitas!

Aunque no los necesites, aquí encontrarás más motivos para pedir un masaje gay. ¡Aparte de tus ganas!

El equilibrio emocional no se consigue tomando una pastilla. Hace falta poner de tu parte. Es evidente que estar rodeado de personas equilibradas es un buen principio, ya que la tranquilidad —como el drama— son contagiosos.

El masaje tántrico es una buena manera de disfrutar de una forma terapéutica. Con seguridad, higiene, responsabilidad y garantía del mejor trato.

Si tienes preguntas ¡no dudes en llamarme!

Más acerca de mí y del Tantra en Paco Tantra.

¡Nos vemos pronto en Barcelona!

Por Paco

Me llamo Paco. Soy un masajista masculino especialista en masajes tántricos, prohibidos por su alta carga de morbo y secretismo. Mi discreción es total para protegerte. Disfrutar de un masaje prohibido puede ser una decisión apetecible, siempre tan legítima como placentera. ¡Te encantará!