Categorías
masaje fetiche

Fetiches gay

Fetiches gay son todas las «parafilias» o prácticas eróticas o sexuales consideradas especiales.

Para empezar, el problema es que no merecen llamarse «especiales» por «raras» sino porque son «tabú» para muchas personas.

Para mí se trata de preferencias totalmente legítimas, personales y que no requieren justificación. Además, forman parte de nuestra intimidad y de las cosas que tenemos derecho a reservarnos para no contarlas. O bien cosas que únicamente compartimos con quienes elegimos voluntariamente.

El poder del secreto

En mi opinión, parte del poder morboso de estos fetiches consiste en que son secretos. Y es que un secreto se vive con mayor intensidad que algo de todos conocido.

Algo que conoce todo el mundo deja de ser un secreto, evidentemente pierde el halo de misterio. Consecuentemente pierde la atracción del enigma.

Así que lo que se hace público cruza una frontera sin retorno. Y la tensión se desvanece.

Secreto y erotismo

Lo que hagamos en nuestra vida privada no le atañe a nadie. Si me apuras, puede interesarles a quienes comparten nuestras vidas íntimas. Además, el secreto de los fetiches forma parte del morbo y del erotismo más secreto.

Por ejemplo, en una habitación cerrada, con el rótulo de «no molestar» puesto en la puerta, ocurren cosas llenas de morbo.

Personalmente me da más morbo el hecho de que nadie sepa qué hago que no lo contrario.

Masaje y fetiches

El mundo infinito de los fetiches se da cita también en algunos masajes.

«Paco, me encantan las cosquillas. Así que quiero que me hagas un masaje a base de cosquillas».

«Los bañadores «Speedo» me dan mucho morbo. ¿También me puedes hacer un masaje llevando «Speedos»?»

«Mi fantasía erótica es que mi padre me haga un masaje. ¿Podrías ser mi padre por un rato?»

«Me excita sentir tu barba recorriendo mi cuerpo, así, suavemente».

Ejemplos de masaje con fetiches gay

Existen otros muchos fetiches además de estos.

Fetiches gay

Los hombres gay tenemos tantos fetiches como cualquier otra persona. Es algo totalmente humano, además de personal e intransferible. Solo es transferible si alguien te habla de un fetiche del que no eras consciente que tenías. Y tampoco se trata de un «contagio» sino de tomar conciencia de ello.

Aunque no siempre se es consciente de las propias preferencias. Basta que alguien te mencione una clave, una idea o una sensación para que la identifiques. Instantáneamente te parecerá morbosa, deseable y totalmente necesaria.

«Abrí los ojos a los fetiches cuando un amigo me confesó que solamente le excitan los penes sin circuncidar. Y me sentí identificado. Nunca antes me había parado a pensarlo».

Algunos de los fetiches más comunes que me comentan mis clientes son estos. Además, todos ellos coinciden en lo que yo puedo ofrecerte. Más abajo tienes otra lista de fetiches con los que cumplen otros masajistas, como Matt.

  • Oso: hombre peludo y fuerte
  • No circuncidado
  • Hombre alto y fuerte
  • Hombre con la cabeza rapada
  • Masajista
  • Fetiche «Speedo»
  • Fetiche de pies
  • «Daddy» o papá joven
  • Fetiche de uniformes
  • Experto en cosquillas
  • Fetiche alemán

Hay más cosas, ya entraremos en detalles.

Matt reune otros requisitos:

  • Hombre tatuado
  • Piel lisa, hombre sin vello
  • Hombre joven
  • Cuerpo definido
  • Abdominales marcados
  • Pene XXL
  • No circuncidado
  • Masajista
  • Experto en «boyfriend experience»
  • Romántico
  • Pasional

Como ves, entre ambos podemos sumar unos cuantos fetiches físicos.

Masaje con fetiches gay

Ambos podemos ofrecerte un masaje tan especial como el que nos pidas tú. Llama y coméntanos en qué estás pensando.

Paco.

Sigue explorando nuestro blog y encontrarás contenidos de lo más apasionante y morboso: www.elmasajeprohibido.com y www.pacotantra.com

¡Nos vemos en Barcelona!

Por Paco

Me llamo Paco. Soy un masajista masculino especialista en masajes prohibidos por su alta carga de morbo y secretismo. Mi discreción es total para protegerte. Disfrutar de un masaje prohibido puede ser una decisión difícil, pero es tan legítima como placentera. ¡te encantará!