Final feliz gay

Final feliz gay

Final feliz gay es uno de los aspectos más deseados en un masaje. Digamos que cuando pensamos en esos detalles «secretamente deseados».

Porque algunos clientes que visitan a masajistas terapéuticos se sorprenden cuando el masajista no les «regala» una masturbación.

¡Y es que un masaje pone cachondo a cualquiera!

Incluso los mal llamados «masajes normales». A los que en realidad deberíamos referirnos como «masajes terapéuticos».

A qué llamamos «final feliz»

Todo el mundo sabe en qué consiste el «final feliz». Aunque siempre va bien una pequeña actualización, más información y también opciones útiles.

Recientemente se han desatado polémicas porque muchas «fisios» se sienten agredidas por «tocones». Al igual que sus compañeros terapeutas masculinos. Independientemente de su identidad afectivo-sexual.

Asimismo ocurre cada cierto tiempo con celebrities de Hollywood. Masajistas acosados por actores famosos y un largo etcétera que alimenta las páginas de los medios sensacionalistas.

Creo que es importante entender el oficio de cada persona. Igual que no vas a un mecánico a pedirle aceite de oliva virgen de primera prensada. No acudas a un fisio-terapueta a pedirle masajes eróticos.

El problema, como ya intuimos, se produce cuando una de las piezas no encaja. Porque las expectativas de uno y otro deberían ceñirse al tipo de servicio contratado.

Al igual que existen clientes de masaje que se sentirían insultados si el masajista les acariciara los genitales, aunque lo contrario es más frecuente.

¿Que es el final feliz gay?

Desde hace años se habla mucho de «masajes con final feliz«.

Si lo importaron las peluquerías chinas o no ya es un mito urbano —y dejémoslo ahí.

Supongo que en el mundo gay el final feliz ya existía antes de tener nombre. Hace unas décadas el hecho de acudir a un masajista gay «casi casi» te garantizaba el final feliz. Ya sabes, entre iguales… ¡Y con lo «viciosos» que se dice que somos los gays!

En cambio, solo un 1% de los masajistas terapéuticos aceptan esta práctica.

«Me resulta indignante que se den por hechas cosas que no forman parte de mi oficio. He dedicado años a estudiar y dignificar este oficio, no para a terminar haciendo pajas».

De hecho, la mayoría de masajistas terapéuticos no solo lo evitan sino que lo desprecian.

«Es humillante que me pidan una masturbación. Mi trabajo es mucho más importante que dar placer sexual. Estas personas deben acudir a otro tipo de profesionales».

¡Pero tranquilo! Que como hoy en día la especialización es tal, ya existen profesionales específicos para todo tipo de servicios.

Final feliz gay profesional

Del mismo modo que existen profesionales del sexo, existen masajistas eróticos.

Se dice que estamos en una zona gris, intermedia, entre los límites del masaje terapéutico y el sexo.

¿Qué especialidades podemos cubrir?

Evidentemente, cada masajista erótico tiene sus propios límites. Al fin y al cabo estamos hablando e una esfera personal. Y cada cual tiene derecho a su propia zona de confort.

Existen todo tipo de requerimientos. Afortunadamente cada necesidad tiene una respuesta profesional.

Tu único esfuerzo consiste en encontrar y contactar al profesional adecuado. Y preguntarle si acepta la práctica que deseas.

Siempre es mejor ser honesto y claro que andarse con rodeaos —¡es un consejo más útil de lo que imaginas!

Final feliz gay profesional

En mi caso la especialidad es el masaje tántrico erótico para hombres gay.

El masaje erótico es un tipo de terapia corporal que va mucho más allá del simple «final feliz». Porque considero que masturbar a una persona no requiere una formación especializada. Ni tampoco reviste dificultad de ejecución.

Aun así, no todas las personas están dispuestas a realizar este trabajo. Al igual que no todos los médicos quieren realizar cirugías.

Y es que la manipulación de órganos sexuales ajenos produce rechazo en muchas personas.

Amén del estigma social que representa que te encasillen como «trabajador sexual» o directamente «prostituto», aparte de «vicioso» o «degenerado».

A pesar de todo esto, yo sí doy «masaje con masaje«. Los extras son una expresión más de mi voluntad de servicio. Siempre para tu placer. Y siempre dentro de mi zona de confort.

Tantra: más allá del final feliz gay

El masaje Tantra trabaja la totalidad del cuerpo. Incluso cubre aspectos emocionales que trascienden el bienestar del cuerpo.

De modo que el servicio que puedo ofrecerte reviste aspectos mucho más elaborados. Mi visión del Tantra es la de una terapia que aúna muchos aspectos.

Antes del famoso «final feliz» disfrutarás de un amplio abanico de técnicas muy seductoras. Porque el objetivo es tu goce:

Más de un final feliz

¿Se puede alcanzar y disfrutar de más de una eyaculación? Seguida, se entiende, durante una misma sesión. ¡Claro que sí!

En las sesiones de masaje desnudo, las más morbosas e intensas, puedes alcanzar incluso 3 orgasmos.

Si te interesa este aspecto de la multiorgasmia, consulta el masaje de 90 minutos.

El masaje desnudo significa que ambos lo estamos, y que además tienes permiso para acariciar todas y cualquier parte de mi cuerpo. Desde luego el erotismo y la excitación ¡son máximas!

Muchos de mis clientes que desean correrse varias veces. De este modo, con el masaje más morboso, alcanzan la excitación sexual necesaria para lograrlo.

Depende de tus características personales y también del tiempo de sesión. Evidentemente, cuanto más prolongado, más tiempo para estimular, eyacular, recuperar y estimular de nuevo.

¿Te apetece?

Hay mucho más, y te animo a que lo compruebes en la magia del Tantra.

Si todo esto te ha despertado el interés, ya sabes. Llama y pregunta lo que te falte por saber.

Paco: contacto.

Te invito también a que compruebes mi web clásica Paco Tantra.

Para finalizar, te recomiendo a mi amigo Leo, que hace masajes gay en Barcelona muy calientes y a buenos precios.

Además de los testimonios, y a petición de muchos clientes, he añadido la sección de relatos eróticos. No solo expongo hechos en primera persona sino también descripciones de masajes reales, siempre respetando la identidad de los clientes.

¡Sé que lo disfrutarás!

Por Paco

Me llamo Paco. Soy un masajista masculino especialista en masajes prohibidos por su alta carga de morbo y secretismo. Mi discreción es total para protegerte. Disfrutar de un masaje prohibido puede ser una decisión difícil, pero es tan legítima como placentera. ¡te encantará!