El nuevo masaje bisexual

Masaje bisexual erótico
Masaje bisexual erótico

Cuando dicen «masaje bisexual«, hay quien se refiere al masaje específico para hombres bisexuales. En mi caso, en cambio, entiendo el masaje bisexual como una experiencia de hombre a hombre. Además, sin etiquetas; pero existe una afición increíble por crear, buscar y usarlas.

Estoy casado, con una mujer quiero decir, pero me atrae mucho la idea de que me toque un hombre como tú. Tocar de modo íntimo, se entiende. Estoy cachondo solo con hablar contigo. Pero no soy homosexual, que conste».

La bisexualidad es la opción sexual más secreta y también la menos revindicada. Incluso menos que la tan universal y dominante heterosexualidad.

Hombres bisexuales

Muchos de mis clientes son hombres bisexuales que buscan mi masaje bisexual. Algunos se describen así:

Soy heterosexual pero de vez en cuando me excita la idea de estar desnudo con otro hombre».

Mientras otros dicen abiertamente:

Soy bisexual porque me gusta todo, hombres y mujeres».

Ya imagines que son diferentes formas de ver lo mismo.

El masaje secreto

Resulta evidente que el masaje que desea un hombre bisexual realizado por otro hombre no es un evento que se vaya a informar a la esposa o pareja.

Siempre existen excepciones, porque algunas mujeres entienden, aceptan e incluso se excitan con la bisexualidad de sus consortes. Incluso le sacan provecho proponiendo tríos con otros hombres, que llenan de satisfacción a los tres participantes.

Pero normalmente el masaje bisexual es un masaje secreto.

El deseo bisexual

Existen hombres que sienten deseo sexual por otros hombres. Aunque no se ven legitimados a llevar a cabo esta fantasía. A veces las circunstancias familiares causan este freno en la decisión. La culpa, los remordimientos y el miedo a todo, a ser descubierto, a ser juzgado, a ser insultado y despreciado hacen el resto.

Otras veces el motivo es el miedo a uno mismo. Hay hombres que sienten tanto deseo como terror de compartir intimidad sexual con otro hombre. Descubrirse a sí mismo como más homosexual que bisexual puede acarrear consecuencias que podrían alterar el sistema de vida en torno al cual gira todo: la idea de sí mismo, el trabajo, la familia, la pareja, el prestigio social —aún desconozco en qué consiste este prestigio, pero ellos lo esgrimen como un motivo primordial.

En la zona intermedia más gris encontramos la culpabilidad bisexual. Una especie de reconocimiento, aunque a veces sin haberlo puesto a prueba con otro hombre. En otras palabras, una sospecha que produce culpabilidad. ¿Hay que decidirse? ¿Se puede ocultar o incluso mentir a tu esposa? El hecho de no realizar nunca la prueba ¿los salva de una angustia mayor?

Por no empeorar ese malestar, la sospecha se aparca y se deja «para más adelante». Cuando no, se ignora, como ocultándola «debajo de la alfombra».

Masaje bisexual

El masaje bisexual está pensado para proteger al hombre bisexual en todos los aspectos. Tanto la higiene como la seguridad emocional no se verán comprometidas jamás con un masaje erótico gay en mis manos.

La discreción total que puedo aportar por mi profesionalidad y mi propia actitud de respeto pesonal son la garantía más sólida. Así, todo hombre bisexual estará a salvo conversando conmigo y disfrutando de un masaje que haga realidad sus fantasías homoeróticas más auto-censuradas.

Llámame y conversamos: Paco.

Precios de masaje bisexual

Como ya imaginas, son los mismos que para cualquier persona con cualquier otra tendencia sexo-afectiva. De hecho, no me gusta diferenciar las personas con etiquetas.

Masaje Desnudo

Estimulación Prostática

Masaje Relajante

Visita mi web y descubre mucho más sobre el masaje bisexual: especialmente en algunos de los más excitantes relatos eróticos. ¡Descubre en cuál!

También te animo a explorar mi web clásica Paco Tantra.

Por Paco

Me llamo Paco. Soy un masajista masculino especialista en masajes prohibidos por su alta carga de morbo y secretismo. Mi discreción es total para protegerte. Disfrutar de un masaje prohibido puede ser una decisión difícil, pero es tan legítima como placentera. ¡te encantará!