El nuevo masaje con masaje

Masaje con masaje
Masaje con masaje

Masaje con masaje puede sonar a redundancia. Pero como ya habrás adivinado, no lo es. Y responde a una realidad cada vez más controvertida.

Por qué «masaje con masaje»

Cada vez más a menudo me llaman hombres interesados en mi trabajo corporal gay. Esto es lo que me preguntan:

Tu tema, ¿es de verdad?»

«Además del pajeo, ¿hay masaje de verdad?»

«¿Eres masajista profesional o solo haces pajas?»

Por esto decidí escribir esta entrada. Quizá es necesario describir mejor cuál es el servicio que propongo.

Además, hay quienes me proponen:

Nos hacemos unas pajas y listo.

Pero mi servicio no va de esto. Es más elaborado, ahora verás.

Servicio de verdad

Mi trabajo erótico tántrico contiene masaje. Y no solo lo contiene, sino que se fundamenta en el protocolo Tantra. Así pues, la experiencia del Tantra es la piedra angular, el guión de masaje real que sostiene toda la sesión.

Tú mismo verás que realizo un trabajo de masaje real. Tengo formación y además estoy titulado en varias disciplinas. Entre ellas terapéutico y quiro-práctico. El erótico, como ya imaginas, carece de titulación oficial. Y para el tántrico existen ciclos de formación prolongados y exclusivos. Aunque también carecen de titulación reconocida oficialmente.

De modo que si te pones en mis manos, sabes que hay trabajo corporal erótico gay de verdad. Insisto: de verdad. Genuino. Auténtico.

Mis clientes fieles —desde 2010— lo avala. Puedes leer algunas reseñas de lo más variopintas.

Sé que, además, muchos esperan el «guarreo». Lo llaman así pero en vocabulario fino es erotismo o morbo entre hombres. Pero la base es siempre un buen trabajo corporal y de manos.

¡Entiendo muy bien que vayan juntos el deseo morboso y masaje porque lo comparto! Pero siempre con masaje de verdad.

Conmigo vivirás una experiencia erótica elegante.

Para el hombre gay: masaje profesional

Realmente no sabía qué ocurriría en tu sesión. Tras mucho leer tu blog, uno se queda un poco pensando si será verdad. Pero sí, y la verdad es que se trata de lo que dices. Y coincide con lo que quiero. Pero es muy diferente al típico camilla del gym. Y desde luego ¡nada que ver con los pajeros de tres a cuarto!»

«¡Por pedir que no quede! No solo necesitaba un buen masaje, sino una pizca de morbo. Y la verdad es que las superado ambas expectativas».

Hoy en día acceder al sexo es relativamente fácil. No solo disponemos de unas apps muy eficaces. El cruising —sus peligros agazapados— y el sexo anónimo ensanchan la oferta. De modo que saciar un momento de calentura es relativamente fácil. A estas alturas ya sabes distinguir entre sexo y sexualidad, y sabes qué es más elaborado y qué te satisface mejor.

Así que la que te propongo es una experiencia totalmente distinta. No solo puedes elegir a tu profesional. También puedes pedir sesiones de distinta duración y con todas las características que eliges a tu medida.

Son unos cuantos ejemplos.

A quienes tienen fetiches especiales solo les puedo decir que me llamen.

Además, el tema morbo bien combinado con el masaje te aporta la satisfacción sexual más profunda, más duradera y más auténtica.

Es una forma más de poner orden en tu vida. ¿Te apetece?

La experiencia más segura

Si te consideras un hombre sensato, con clase y cultura, seguro que preferirás la opción de la calidad. Además de la seguridad en todos los aspectos.

Si hubiera que definir a mi clientela con pocos adjetivos, estos serían de los primeros que elegiría. ¡Aunque el tema del morbo también es muy relevante!

Puedes tenerlo todo. Un trabajo de calidad y además con un morbo extremo.

Llama y pregunta. Paco: 676648226

Si en realidad deseas servicios claramente sexuales, échale un vistazo a estos escorts gay en Barcelona.

¡Nos vemos pronto en Barcelona!

Por Paco

Me llamo Paco. Soy un masajista masculino especialista en masajes tántricos, prohibidos por su alta carga de morbo y secretismo. Mi discreción es total para protegerte. Disfrutar de un masaje prohibido puede ser una decisión apetecible, siempre tan legítima como placentera. ¡Te encantará!