Masaje con masturbación es una experiencia especial. Porque a veces deseamos que se unan ambos placeres en una sola sesión, terriblemente morbosa y placentera.

¡Se trata del masaje Tantra gay!

¿Te atreves a descubrirlo?

Sigue leyendo.

Masaje con masturbación

A pesar de que mis servicios están muy bien descritos, existen hombres que me llaman para cerciorarse:

«En tu masaje ¿incluyes masturbación?»

Vamos a analizarlo desde el principio.

Masaje y masturbación: diferencias

Todos sabemos de qué va el masaje. A estas alturas definir masaje es una redundancia. Pero hay muchos tipos de masaje, y en el momento de saber reconocer cuál es el que nos apetece sería útil distinguirlos entre sí.

La masturbación es una práctica también conocida por todos. Hay quien la valora y practica más que otros.

El onanismo se ve frecuentemente como una sustitución conformista y desesperada del acto sexual con otra persona. Pero existen auténticos sibaritas de la masturbación que no necesitan a nadie más para disfrutarla.

En cuanto entramos a los aspectos de compañía nos adentramos en el mundo del erotismo recíproco.

Porque hay quienes disfrutan la masturbación en compañía. A esto es a lo que me refiero cuando hablo de masaje y masturbación.

Masaje terapéutico

El masaje terapéutico no tiene finalidades placenteras sino de salud. Contracturas, funcionalidad muscular o articular y masaje deportivo son solamente una parte del amplio espectro de aplicaciones terapéuticas que ofrece el masaje.

La presión y la insistencia en determinados puntos caracteriza las técnicas, a veces dolorosas.

Masaje sensual

El masaje sensual es una aproximación tímida al erotismo. Se trata de un primer paso, cauteloso y prudente, pero muy bueno para quien no desea lanzarse sin más. Así pues, el masaje sensual parte de un contacto físico suave. Es capaz de desconectar la mente en busca de paz y de apaciguar las tensiones.

Masaje erótico

El erotismo no es solo un conjunto de técnicas sino una actitud. Además, cualquier masaje puede convertirse en erótico si el masajista tiene esa intención —y el receptor lo desea. Suele ser un masaje en el que ambos, el receptor y el masajista, están desnudos.

El masaje erótico puede tener final feliz o no. Suele usarse la mano para excitar sexualmente y masturbar al receptor.

Sin el uso de las manos ya no podría llamarse masaje. El empleo de la boca para realizar sexo oral significa que se ha cruzado el límite del masaje a sexo.

En cambio, pueden usarse más partes del cuerpo:

  • Los pies
  • Antebrazos
  • Barbilla
  • Hombros

Masaje Tantra

El masaje Tantra es un mundo casi infinito de técnicas, de conocimientos y sobre todo de actitud. El control, el equilibrio, la paz y la conciencia del «aquí y ahora» son solamente los cimientos de este mundo de erotismo tan complejo y tan mágico.

Una gran parte de mis clientes insisten mucho en este concepto:

«Eres capaz de crear una magia muy especial con tu masaje».

Masaje gay

Cualquier tipo de masaje puede entenderse como «masaje gay». Especialmente si ambos, el receptor y el terapeuta, se reconocen como hombres gay.

En cambio, el hecho de que ambos sean gay no garantiza ningún tipo de masaje en especial. Se trata, pues, de una etiqueta genérica que solamente podemos entender en relación  al mundo «sexo-afectivo».

En mi caso el masaje gay es erótico porque mis clientes lo desean así.

Masaje con masturbación

El masaje con masturbación es un masaje gay. La masturbación no es el objetivo primordial sino un efecto secundario cuyo deseo va en aumento durante el masaje. La excitación sexual, el morbo y la conexión entre masajista y receptor desembocan en esta práctica, perfectamente legítima cuando se desea.

En Barcelona encontrarás muchas opciones para todos estos masajes descritos anteriormente. Como dice aquel eslogan «busque y compare…».

Si necesitas más información llámame. Estaré encantado de atenderte: 676 648 226. Soy Paco.

Sigue explorando mi web, encontrarás contenidos que te interesarán: www.elmasajeprohibido.com

¡Nos vemos en Barcelona!

Publicado por Paco

Me llamo Paco. Soy un masajista masculino especialista en masajes prohibidos por su alta carga de morbo y secretismo. Mi discreción es total para protegerte. Disfrutar de un masaje prohibido puede ser una decisión difícil, pero es tan legítima como placentera. ¡te encantará!

Deja un comentario

This site is protected by wp-copyrightpro.com