Masaje de pezones

Masaje de pezones
Masaje de pezones

El masaje de pezones no es una técnica de la que se habla poco. Aunque se trata de una práctica que se usa frecuentemente en pareja. Porque estimular los pezones resulta excitante. Ademas de un complemento fabuloso para la intimidad.

lamentablemente solo unos pocos masajistas la practican. ¡Pero muchos hombres la desean!

¿Te apetece la idea?

¿Qué es el masaje de pezones?

Obviamente el masaje de pezones consiste en trabajar los pezones de una forma especial. El objetivo es lograr tu excitación sensual, que a lo largo del masaje se volverá más y más y intensa. Y quizá hasta llegar a ser una estimación directamente sexual.

Seguramente habrás oído la expresión de que «todas las partes del cuerpo están conectadas». Así como la reflexología pedal está muy extendida, no todos sabemos que los pezones están conectados con el resto del cuerpo. Precisamente los atraviesan nuestros meridianos energéticos más sensuales y poderosos.

Masaje de pezones

¿Sabías que incorporo el masaje de pezones en todos mis menús de masaje? Desde el más básico y sensual hasta el más elaborado e intenso:

Masaje Relajante

Estimulación Prostática

Masaje Desnudo

La diferencia entre estos masajes es el grado de intensidad y también el tiempo que se le dedica a los pezones. Así que es importante que consultes por teléfono para tener una idea más clara.

Masaje de pezones, el masaje olvidado

Creo firmemente que los pezones son uno de los puntos más olvidados. Y es que su estimulación a veces sorprende a los receptores. No todos los amantes, parejas, novios o maridos les dedican la atención. Tampoco el tiempo que merecen.

«De verdad Paco, me sorprendiste cuando empezaste a trabajarme los pezones. Sentí una excitación dulce pero que me puso «firmes» y hasta piel de gallina. Me avergoncé de eyacular en este justo instante pero es que no pude evitarlo. ¡Lo haces de maravilla!»

Evidentemente, también existen hombres que no sienten nada con la estimulación de pezones.

«Mi pareja va a saco, no se entretiene en mis pezones ni en otros puntos que me ponen a mil. ¡Gracias por recordarme este punto tan especial!»

Cinco técnicas de masaje de pezones

Al tratarse de un punto tan localizado en el conjunto el cuerpo, el pezón requiere una atención especial. También precisa el tipo de estímulo específico para no hacerlo ni demasiado breve ni reiterativo.

Nudillar

Pasando los nudillos por encima del pezón, poco a poco y uno tras uno. Así lograrás un efecto sorprendente.

Masaje circular

Con la yema del dedo rodea el pezón trazando círculos sobre la aureola. Suave y lentamente, de forma hipnótica. Puedes hacerlo en ambos pezones a la vez, pero procura que el punto que tocas en ambos no sea simétrico.

Pellizco

Pellizcar ambos pezones no simultáneamente resulta excitante al receptor del masaje. Así, puedes intentarlo en varias intensidades. De modo que vayas probando desde suave hasta fuerte. El receptor expresará sus límites. Así como hay quien desea que se los muerdan, el masaje puede imitar la mordida usando presiones con el dedo índice y el pulgar.

Un truco muy profesional: humedecer los dedos en aceite para imitar la sensación de hacerlo con la boca.

Presiones palmares

Puedes usar la parte palmar más cercana a la muñeca de tu mano para realizar presiones. Hazlo entre el masaje circular y los pellizcos, por ejemplo, para dar una pequeña tregua a estímulos similares.

Circular y pellizco

Finalmente, y combinando ambas técnicas en un mismo pezón, cada una con una mano. Así puedes intensificar el estímulo. Es ideal para los casos en que el receptor solo tiene sensibilidad en uno de ambos pezones.

¡Te espero en Barcelona! Disfrutarás de un masaje increíble.

¡Contacta con Paco!

Más información en www.elmasajeprohibido.com

Si necesitas un tipo de trabajo distinto te recomiendo a Leo, Benito, Tom y a Matt.

Por Paco

Me llamo Paco. Soy un masajista masculino especialista en masajes prohibidos por su alta carga de morbo y secretismo. Mi discreción es total para protegerte. Disfrutar de un masaje prohibido puede ser una decisión difícil, pero es tan legítima como placentera. ¡te encantará!