El nuevo Masaje Rodríguez

Masaje Rodríguez
Masaje Rodríguez

El Masaje Rodríguez es un fenómeno estacional. En pocas palabras, el masaje erótico que algunos hombres están esperando durante todo el año —sabiéndolo o no.

También podrían llamarse «Sánchez», «Feijóo» o «Macron»; el nombre no importa. Al parecer el apellido «Rodríguez» lo popularizó el cine español de finales de los años 70.

Pero vayamos al grano.

Finalmente llega el momento de quedarse solo en la ciudad —o en el pueblo, no olvidemos el masaje rural. Así que la mujer y los hijos están lejos, allá por la segunda residencia, mayormente en la costa. O con la suegra.

Y es justamente cuando el calor inflama las ideas. Cuando el «Rodríguez» decide hacer esta llamada, nerviosa y clave, que le cambiará la vida.

Esto suele ocurrir en verano, entre mediados de junio y mediados de septiembre.

¿De qué va?

¿Quién es el «Sr. Rodríguez»?

Llámalo «R punto» si quieres.Un hombre solo en la ciudad —solo en casa. Con la jornada intensiva, es decir de 8 a 15 —o teletrabajando—, así que las tardes se le hacen largas. Si no se queda en el aire acondicionado del despacho, sale a hacer las cosas que el resto del año no puede hacer. Por horarios o porque el resto del año le esperan en casa su familia y sus obligaciones. ¡Ya no!

¡Imagínate el alivio que siente Mr. R.

Desde acudir al gimnasio a ir al cine, su abanico de posibilidades se abre y aumenta exponencialmente a medida que se adapta a este nuevo estado de libertad «no monitorizada» —que él sepa. Quizá aprovecha y realiza algunos arreglos en casa. Los enchufes que se sueltan, cambiar las bombillas por las «led» de bajo consumo, por citar dos.

Pero la calentura sexual ya no es solo persistente. Porque va aumentando y se hace más y más intensa tarde a tarde.

En verano el Sr. Rodriguez tiene más tiempo para buscar imágenes y vídeos en internet. Largas sesiones de masturbación, también llamadas «edging«, acompañan al deseo. Al deseo de poner en práctica todas esas fantasias eróticas.

Llega un punto en el cual la soledad no puede satisfacer el deseo sexual. Hace falta algo más, y es el contacto humano.

Poner en práctica los deseos a veces es una decisión difícil, pero cuando la tomas, te quitas un gran peso de encima.

Y sabes que alcanzas una satisfacción más allá de los límites.

¿Qué es el «masaje Rodríguez»?

Lo llamo así porque es el masaje específico para el hombre que vive como heterosexual de septiembre a junio. Aunque en el vestuario del gimnasio se le van los ojos de enero a diciembre. Con frecuencia el Sr. Rodríguez tiene erecciones en la ducha. Se imagina escenas tórridas y prohibidas con los chicos del vestuario. O con los compañeros del trabajo.

Pero se quedan ahí, en el cajón de los deseos jamás realizados.

De julio a finales de agosto este hombre por fin da rienda suelta a sus deseos. La infidelidad, ya sea con mujeres o con hombres, queda como en el limbo de Las Vegas.

Lo que sucede en Vegas se queda en Vegas».

O su equivalente, cambiando Vegas por verano:

Lo que haces en verano se queda en verano».

¿Cómo lo ve el propio Rodríguez-sapiens?

Yo soy un Rodríguez, como dices tú, y no es que esté orgulloso de ello. Es que no tengo más remedio».

Masaje Rodríguez, muy prohibido

Hay que decir que cada vez más hombres llevan de un modo muy natural esta faceta oculta. Sin remordimientos, sin culpa. Es sencillamente cuestión de oportunidad.

Porque la expresión de culpa, las dudas hasta el último momento, el temblor en la voz lo delatan al pedirme una cita. Incluso el titubeo al desvestirse en mi estudio son propios de alguien que está experimentando con su sexualidad. También los hay, pero lo afrontan de otro modo.

Algunos Rodríguez se sienten culpables porque se proponen —y lo logran con éxito— ser hombres fieles durante todo el año. En cambio esta pequeña escapada es tan culpabilizante como excitante.

De todos modos quiero agradecerte tu comprensión y tu experiencia con un hombre como yo. Has sabido tratarme, me has hecho sentir como un hombre fuera de todo esquema. Sin contexto y sin prejuicios. Y con tu conversación se me han borrado toda las culpas que pensé que tendría. Tienes un punto «coach» interesante, debo decir.»

El morbo del masaje Rodríguez

Me da mucho morbo todo esto porque tiene que ser a escondidas. Procuro que esta hora y media coincida con la sesión del cine. Mi esposa cree que tengo el móvil apagado porque estoy en el cine. Luego la llamo y todo sigue normal. Pero me siento tremendamente aliviado».

Lo prohibido excita. Y la reincidencia es la constatación de que esta excitación sexual tiene su satisfacción y su premio.

No en vano este es el masaje morboso más excitante.

Si tienes dudas llámame.

Hay mucha más información sobre mis precios de masaje según lo que desees experimentar.

Por ejemplo, el Masaje Relajante. ¡Una delicia!

¿Has probado alguna vez el masaje prostático?

Para los más lanzados y ambiciosos, la interactividad que permite el masaje desnudo ¡es una pasada!

Jorge, Julián, Roger, Dani, Benito y Yamal son chicos que ofrecen servicios incluso más subidos de tono que los míos. Visítalos aquí: masajistas exclusivos gay en Barcelona.

Nos vemos pronto, ¡este mismo verano!

Por Paco

Me llamo Paco. Soy un masajista masculino especialista en masajes tántricos, prohibidos por su alta carga de morbo y secretismo. Mi discreción es total para protegerte. Disfrutar de un masaje prohibido puede ser una decisión apetecible, siempre tan legítima como placentera. ¡Te encantará!