Masaje seguro

Masaje seguro
Masaje seguro

Masaje seguro es que no te expone a ninguna enfermedad de transmisión sexual (ETS).

Pero la seguridad es mucho más, y también deberíamos tener en cuenta los aspectos de seguridad emocional.

Aparte del covid-19, que exige cumplir con todas las precauciones conocidas y posibles.

  • Precauciones sanitarias
  • Seguridad emocional
  • Discreción

Son tres factores vitales imprescindibles en los que hago mucho hincapié. Lo entenderás fácilmente. Además, son son frecuentes.

Estos días, además del coronavirus, se está hablando mucho de ETS como la gonorrea, la sífilis y la clamidia. Además del ya consabido VIH.

La cantidad de infecciones en Barcelona está aumentando respecto a los años pasados. Excepto el VIH, que experimenta un cierto retroceso.

Pero este no es el momento de bajar la guardia, sino todo lo contrario.

Además, ¿por qué incluyo la discreción entre los conceptos de seguridad más importantes?

Masaje seguro

Al contrario del chem-sex y de otras muchas prácticas de alto riesgo, el masaje erótico gay es sinónimo de placer seguro. Al menos en mi caso. Porque soy extremadamente cauteloso.

  • Mi salud
  • Tu salud
  • La salud de todos quienes nos rodean

No sabría decirte cuál me resulta más relevante. Las salud tuya y la mía son extremadamente relevantes para mí. A mi entender, van juntas. Tus seres queridos están directamente relacionados. Y los míos.

Además, la salud y la seguridad van en ambas direcciones. Primeramente debo evitar cualquier contagio o situación de riesgo. La transmisión no puede efectuarse en ningún sentido. Ni de ti a mí ni viceversa.

Mi objetivo es ser un cortafuegos. Lo he logrado desde 2003, año en que empecé con los masajes tántricos como mi única actividad profesional. Jamás he tenido ninguna ETS. Cuando digo jamás, es jamás.

Masaje gay seguro

Para empezar, ser consciente de que pertenecemos a uno de los colectivos más expuestos es un gran paso. Porque existen cio pocos masajistas eróticos que no tienen en cuenta la higiene. Quizá ya te habrás dado cuenta. Opino que no basta con pensar que el masaje es seguro. Es necesario reforzar esta idea y seguir informándose en todo momento. Y no bajar nunca la guardia.

Entiendo que las diferencias entre masaje y sexo son muchas. Y también que existen muchos hombres a quienes no interesa el masaje erótico. Simplemente porque prefieren el sexo. Es decir, sexo oral con penetración, besos, etcétera.

En cambio, hay un público creciente de hombres gay que no solo tienen en cuenta la seguridad y la higiene. También prefieren el masaje erótico porque les aporta una muy superior riqueza de sensaciones y de matices sensuales. Además, el masaje erótico dura más tiempo que el sexo. El tiempo de disfrute de un masaje puede ser de un mínimo de 45 minutos y extenderse hasta las 3 horas.

El masaje erótico es placer sexual. Aunque sus formas de alcanzarlo son otras. Siempre totalmente seguras.

Precauciones de masaje seguro

Son medidas que tengo en cuenta en todo momento, y de forma totalmente invisible para ti. Además, desde 2010.

Mi servicio consiste en que olvides la rutina y la vida real. Pero quiero hacerlo de un modo responsable. Y totalmente discreto para ti. Este es mi protocolo.

  • Higiene y desinfección corporal totales y minuciosas
  • Análisis discreto de la piel del cliente
  • Higiene del cliente: ducha previa y posterior al masaje
  • Ausencia de prácticas de riesgo

La experiencia es un grado. También en este aspecto profesional del masaje tántrico. Es importante saber reconocer los síntomas externos de enfermedades epidérmicas y en los genitales.

Servicio al cliente

Recientemente un chico opinó que mi atención al cliente «dejaba que desear». No acudía para disfrutar de un masaje. Así, el motivo oculto de su visita era para diagnosticarle una posible enfermedad epidérmica, evitando así acudir a su médico. Le dije amablemente que consultara con su médico como primera opción y que me contactara de nuevo tras conocer el diagnóstico. Porque su médico es quien tiene los medios y los conocimientos colegiados. Especialmente cuando sus sospechas eran tan acuciantes.

Del mismo modo que tu médico no te dará un masaje erótico, yo como masajista tampoco puedo diagnosticarte».

Si el único fin de la visita de un posible cliente es atención médica, creo que resulta obvio que debo declinarla.

Creo que es fácil de entender.

La discreción como seguridad

Atiendo a clientes desde 2010 de quienes no conozco ni un detalle de su vida privada. Son personas que no vienen a hablar ni a exponer sus problemas.

Solamente contigo logro crear esta burbuja de aislamiento. No sabemos nada el uno del otro, y esto además de tranquilizarme, me fascina».

Ni detalles profesionales, ni estado civil, ni situación afectiva.

Me atiendes por ser quien soy, por nada más. Y siento una química que no deseo arriesgar solo por saber más cosas de ti.»

Evidentemente la imaginación no se apaga jamás. En mis adentros a uno lo llamo «el político», al otro «el notario», y un largo etcétera.

Resulta curioso comprobar que no han vuelto jamás quienes en su primera visita me han contado su vida al detalle.

Ya sabes que no soy yo quien pregunta, jamás. Dejo al libre albedrío de cada cliente que me cuente o no detalles que con sidra relevantes.

Me da un morbo increíble que no sepamos nada el uno del otro. Es algo que siempre intento encontrar al establecer relaciones tipo «follamigo«, pero es imposible. En general la gente es muy chismosa. Sinceramente, te admiro por esta capacidad que tienes para limitar nuestros encuentros al erotismo en estado puro. Sin palabras. En tu servicio ni sobre ni falta nada. Morbo en estado puro».

A veces simplemente pregunto qué esperas del masaje o si tienes dudas o sugerencias previas a la sesión.

No me llamas nunca. Eso me encanta. Sé que estás a mi disposición para cuando a mí me apetezca. Jamás interrumpes lo que considero mi vida.»

Me consta que la mayoría de masajistas les peguntan a sus clientes a qué se dedican. En mi opinion, es una pregunta que sobra.

Conmigo debes sentirte protegido y a salvo. Y la discreción te tranquiliza siempre.

Pruébalo y disfrútalo

¡Es el momento de probar este servicio tan extremadamente seguro!

Lee algunos de los testimonios para ver qué opinan acerca de mi trabajo, o accede a las preguntas frecuentes.

¿Por qué atraen a tantos lectores? También tienes a tu disposición estos relatos eróticos gay basados en sesiones reales de masaje. ¡Siempre respetando el anonimato del receptor!

Contacto

Por favor, siéntete libre de llamarme. Atiendo cualquier tipo de consulta acerca de mi servicio de masaje pasional para hombres.

Paco: contacto.

Si prefieres contratar servicios directamente sexuales por favor visita escorts gay en Barcelona. Todos estos profesionales son seguros y ofrecen plenas garantías en sus servicios.

Por Paco

Me llamo Paco. Soy un masajista masculino especialista en masajes prohibidos por su alta carga de morbo y secretismo. Mi discreción es total para protegerte. Disfrutar de un masaje prohibido puede ser una decisión difícil, pero es tan legítima como placentera. ¡te encantará!