Masaje Tantra gay en Barcelona

Masaje Tantra gay en Barcelona
Masaje Tantra gay en Barcelona

El masaje Tantra gay en Barcelona, como todo, tiene sus trucos y secretos. Aquí desvelamos los 5 trucos más interesantes para desarmar este masaje, el más prohibido de entre todos los masajes.

Porque es fácil si sabes cómo hacerlo: así que ya puedes conseguir este efecto altamente sexual en tu próximo masaje erótico gay.

Masaje Tantra gay

Este masaje tan especial y único consiste en el uso de las técnicas milenarias del Tantra. Para ello también hay que conocer las bases técnicas del masaje. Además es importante añadirles la actitud específica que requiere el Tantra.

Secretos del masaje Tantra gay en Barcelona

Existen varios tipos de trucos y secretos para lograr un masaje altamente sensual, incluso erótico. También es una cuestión personal de límites. Además, este masaje puede llegar a extremos tan excitantes que rayan con lo sexual. Depende de lo que desees y de con quién te propones experimentarlo.

  1. Tu actitud
  2. El disfrute
  3. La complicidad
  4. El ritmo
  5. El deseo

Tu actitud

Es importante porque debes sentir el deseo ferviente de transmitir y de experimentar erotismo. Te adelanto que simplemente con decidir realizar un masaje erótico no te vas a «poner cachondo». Una vez empieces quizá notarás como poco a poco te vas «poniendo».

De hecho el masaje erótico es un truco de seducción. Sirve tanto para una persona que acabas de conocer como para tu pareja estable.

El disfrute

Además, si percibes el disfrute sensual en tu propio cuerpo te resultará más fácil que logres transmitirlo. Al igual que un autómata que realiza un protocolo sin poner ni «alma» ni nada de su parte. Ya sabes que así no transmitirá nada.

Así que ¡siéntelo y vívelo!

La complicidad

Crea un vínculo emocional y sensual con el receptor de tu masaje. Este es casi el truco del éxito asegurado. Usa las miradas, lo más sinceras posible, y tu entrega adivinando qué le da más placer al receptor. Así lograrás crear esta conexión sublime. Entra en este diálogo mágico de la seducción consciente. Crea caricias nuevas y aprende a sentir qué te devuelve el receptor.

El ritmo

Para que un masaje sea erótico necesitas crear un lapso de tiempo lo más dilatado posible. Plantéatelo como una experiencia que debería durar dos horas. Porque el objetivo no es el final sino el camino. Prolongar el disfrute sensual es la clave. Y para ello debes aplicar un ritmo «in crescendo», siempre muy controlado y pausado.

El deseo

Comprobarás cómo el deseo sexual irá en aumento. Contrólalo y recuerda la duración de la sesión que te has propuesto. Para ello es muy útil poder ver un reloj en un lugar no muy obvio para el receptor.

Finalmente, la impaciencia del receptor y la tuya propia crearán una energía sexual cuya intensidad irá en aumento. Hasta que explotéis.

Disfruta de tu masaje Tantra gay en Barcelona

En la Ciudad Condal puedes disfrutar del mejor Masaje Tantra gay en Barcelona —y no solo de Barcelona, según comentan estos clientes. Buscando por internet encontrarás de todo: iluminados, impostores y oportunistas.

Un truco es confiar en el masajista que más te apetezca en cuanto a su aspecto físico, si este factor es relevante para ti.

Otro consejo: valora la experiencia y la reputación de cada masajista que encuentres en la red.

Habrás oído esa expresión popular de que «lo barato sale caro». Existen masajes de 60 € —incluso menos— que no te aportarán nada. Habrás gastado «poco dinero» para que simplemente te masturben. En otras palabras, un derroche inútil por algo que ya sabes hacer tú mismo.

El mejor en Barcelona

Gran tirarte tu mejor masajes es tan fácil como llamar a Paco.

Sigue explorando el masaje desnudo —por ejemplo— y llama o escribe si tienes dudas. ¡Estaré encantado de atenderte!

También te invito a que leas mi web clásica Paco Tantra.

¡Hasta ponto!

Por Paco

Me llamo Paco. Soy un masajista masculino especialista en masajes prohibidos por su alta carga de morbo y secretismo. Mi discreción es total para protegerte. Disfrutar de un masaje prohibido puede ser una decisión difícil, pero es tan legítima como placentera. ¡te encantará!