El «masaje ya sabes»

El masaje ya sabes
El masaje ya sabes

El «masaje ya sabes» es toda una especialidad. Aunque soy masajista y no telépata, pero hay quien llama pidiéndolo así.

Quiero un tema tipo… ya sabes»

El tono suele ser muy confidencial, como hablando en clave. A veces casi en susurros. De modo que «sobra» preguntar a qué se refieren.

¿Qué es el  «masaje ya sabes»?

A estas alturas creo que hemos superado los eufemismos. Pero dejemos que el morbo siga apoderándose de las situaciones algo prohibidas.

¿Es un masaje obsceno?

De modo que es una cuestión de secretismo, de morbo por prohibición.

Pero el tema es más complicado aún, no solo desde el punto de vista de la confidencialidad.

Y es que he constatado que muchos hombres no aceptan sus propios deseos. Porque los ven como no legítimos o como algo prohibido. Exactamente como el masaje prohibido, vaya.

Es así como acaban refiriéndose a la experiencia erótica gay como «lo que tú ya sabes».

Está claro que el punto de partida es un tratamiento terapéutico. Aunque con el deseo de que la sesión derive hacia «otros derroteros».

La consabida frase, tan odiada del «…y lo que surja».

El «tema prohibido»

Puedo decir con orgullo que mis clientes sienten mucha complicidad conmigo. A veces incluso antes de conocernos. Supongo que el hecho de acceder a mis fotos y a mi blog es una gran ventaja. Antes de que yo conozca tu existencia, tú ya sabes mucho de mí.

De modo que yo, en cambio, muchas veces no sé con quién estoy hablando.

Así que todo lo prohibido de mi masaje se «agrava» porque desconozco quién me va a contactar.

Definiendo «ese masaje»

Ponerle adjetivos a este término en clave es tan arriesgado como creativo. Aunque estoy convencido de que acabaremos empleando las mismas palabras que ya uso en este blog. Vamos a darle una concreción progresiva.

  • Más allá del masaje
  • Morbo entre hombres
  • Masaje desnudo
  • Cuerpo a cuerpo
  • Tratamiento con final feliz

Son las primeras que me vienen a la mente.

Problemas del «ya sabes»

Con esta definición me resulta imposible adivinar la lista de deseos del solicitante. No solo es infinita, sino impredecible. Cada persona es un mundo, y encima muchos creen que podemos adivinar sus pensamientos y deseos.

Es lo complicado de trabajar con sobre-entendidos. ¿Hasta dónde quiere llegar quien desea este servicio tan críptico?

Todas esto son posibilidades. Aunque hay algunas más.

Te invito a que descubras el nuevo masaje Tantra Fusión.

Ante cualquier duda ya sabes que puedes llamarme.

Si lo que deseas en realidad es «mucho más que masaje», es decir sexo oral y penetración te sugiero que visites a estos escorts gay en Barcelona. ¡Porque cada profesional tiene su especialidad!

Además, conozco personalmente a estos chicos y son de toda con fianza.

¡Aunque en realidad espero que lo que desees sea el mejor masaje!

Por Paco

Me llamo Paco. Soy un masajista masculino especialista en masajes tántricos, prohibidos por su alta carga de morbo y secretismo. Mi discreción es total para protegerte. Disfrutar de un masaje prohibido puede ser una decisión apetecible, siempre tan legítima como placentera. ¡Te encantará!