Categorías
Testimonios

Preguntas curiosas sobre masaje

Hay una infinidad de preguntas curiosas sobre masaje. A mi entender merecen un capítulo especial en este blog.

Algunas pueden ser divertidas, otras rayan con lo absurdo, pero todas ellas son la expresión auténtica de personas que buscan una primera experiencia en masaje erótico gay.

Preguntas curiosas sobre masaje

«¿Los precios de tus masajes son porque la gente más espiritual tiene menos dinero y los más carnales tenemos más?»

Lógicamente la respuesta es «no». Las personas espirituales y las carnales son transversales en todos los aspectos sociológicos y económicos. Por lo tanto, también en cuanto a niveles de ingresos.

No hay más que pensar en Richard Gere, un hombre muy afortunado y rico, y extremadamente espiritual. Así que los precios no se corresponden a este criterio sino a otros.

«Por qué el masaje no incluye sexo oral ni penetración? Ya que, según tú, te pones tan cachondo, ¿por qué no llegar hasta las últimas consecuencias?»

La propia definición de «masaje» lo dice todo. Alguien que desea una relación sexual completa no busca un masajista.

Aunque es cierto que en los países árabes y en Asia la palabra «masaje» se usa como eufemismo. Legalmente no se pueden publicitar ni ofrecer servicios sexuales. En cambio en Europa los servicios sexuales están permitidos —si no, en una zona gris. Aquí llamamos las cosas por su nombre.

Otro factor es el personal. El masaje erótico es el límite profesional que uno se impone. Los masajistas empezaríamos haciendo masajes y acabaríamos todos de escort. Pero no es así.

Lo mismo ocurriría con los guías turísticos, por poner un ejemplo. Te empiezan explicando la ciudad y terminan explicándote el dormitorio. Así que cada uno tiene sus límites tanto personales como profesionales.

Un cliente muy ocurrente me dijo:

«O los dentistas. Empezarían metiéndote el taladro para acabar con su polla en tu boca. Pero no mola con todos».

Más preguntas curiosas sobre masaje

«La palabra «final feliz» viene de las peluquerías chinas?

Indirectamente, sí. Las peluquerías chinas han sido el canal que más ha dado a conocer este concepto, que ya se ponía en práctica en centros de masaje terapéutico.

Una vez visto el negocio, también se apuntaron las peluquerías, quizá por no resultar tan evidentes y aportar —inicialmente— una cierta discreción.

Y la ganadora de las preguntas

«El Tantra sirve para iluminarse, ¿no es cierto?»

Mi respuesta fue «sí». Esta es la realidad.

Ante mi estupor este hombre me dijo:

«Vale, quiero un Tantra de 30 minutos».

La iluminación espiritual tomada en serio es un proceso de años. Creo que no hace falta ni explicarlo. Porque es un proceso vital, no mensurable en horas y menos en minutos. Además, la humildad de quienes la alcanzan no les permite decir que la alcanzaron.

El Tantra es uno de los caminos. El masaje Tantra, en concreto, es una disciplina orientada a lograr efectos posibles a corto plazo. Las sesiones de masaje que ofrezco van desde los 45 minutos —aunque es imposible alcanzar la «iluminación express» en tan poco tiempo— hasta las dos horas.

«En el masaje Tantra te corres sin contacto físico ¿verdad?»

Si no existiera contacto físico de piel con piel difícilmente se llamaría «masaje». Existen terapias como el Reiki que pueden ser muy intensas incluso evitando el contacto físico. También pueden llegar a transmitir una intensidad erótica sorprendente. Pero el masaje Tantra que practico yo consiste en contacto físico.

Existen personas que logran un orgasmo e incluso eyacular sin manipular los genitales, eso sí. Si te interesa este aspecto, te animo a que leas mi entrada eyacular sin manos.

Sobre este tema también encontrarás más datos en mi post sobre energía sexual.

Si tienes más dudas, ya sabes: escribe o llama.

Sigue investigando en este blog, encontrarás contenidos muy específicos si usas la herramienta de búsquedas.

www.elmasajeprohibido.com

Categorías
Testimonios

Masaje y vergüenza

«Me daba vergüenza todo, desde el momento de llegar a tu estudio de masaje, y no digamos el desnudarme. Además, el simple hecho de pedir un masaje me produce vergüenza. Llamarte me ha costado meses. Coger el teléfono y volver a colgar. Una y otra vez durante casi tres meses. Ahora que estamos hablando en persona me siento mucho más tranquilo. No pasa nada».

Masaje y vergüenza

Estas dos palabras, «masaje y vergüenza«, juntas, son más frecuentes de lo que imaginamos.

Porque entiendo que para el hombre que decide acudir a un masajista que lo va a desnudar por primera vez pueda tener cierto reparo. Así como en el vestuario del gimnasio miramos a derecha e izquierda antes de bajarnos el slip. Más que la desnudez quizá nos cohibe la mirada de quienes nos observan con la intención de comparar.

Tamaño del pene y vergüenza

El hombre que escribía la declaración que abre este post es un hombre atractivo, con los 40 recién estrenados. El tamaño de su pene es superior a la media. Con algo de atrevimiento por mi parte le hice este comentario. No suelo hablar de cosas tan íntimas a no ser que el cliente me pregunte de forma clara. Pero el motivo de su vergüenza no era este.

La vergüenza se supera

La vergüenza que tuvo que superar hasta llamarme y conversar abiertamente fue muy grande, y reapareció en el momento de acudir a mi estudio de masaje. Creí que llegaba tarde pero estaba en la portería dudando entre subir o volver a su casa. A pesar de que ya habíamos conversado por teléfono y todas sus dudas habían quedado dilucidadas.

Así que faltaba el paso final de llamar a mi puerta. Finalmente subió a pie usando las escaleras. Al parecer evitó el ascensor para no llegar demasiado deprisa.

«Cuando se abrió tu puerta y vi tu sonrisa me sentí mucho mejor. Entré sin dudar. Tu abrazo de bienvenida fue seguro, decidido, cálido y viril. Supe que en tus manos estaba a salvo».

La vergüenza de pedir un masaje era el motivo de su reticencia.

«Pedir un masaje de este tipo es como aceptar que algo falla en mi vida. Sé que te cuesta entenderlo porque seguramente todos tus pacientes llegan con enormes deseos de compartir su desnudez. Esto debe de ser algo que les da placer. Para mí este acto supone aceptar que mi vida está coja».

Finalmente este hombre se desnudó casi sin pensar, sin darse cuenta de lo que estaba haciendo, mientras hablábamos y le servía un vaso de agua.

«La naturalidad forma parte de tu forma de ser. Transmites naturalidad y confianza. Yo mismo me sorprendí de la facilidad con la que me desnudé».

Disfrute del masaje y vergüenza

Existen muchas formas de dejar este momento tenso a un lado. Cada cual necesita unas instrucciones concretas, adaptadas a su caso personal.

Finalmente siguió mis instrucciones y disfrutó de un masaje placentero que lo transportó.

«Ahora que te conozco, que sé de qué va tu masaje, no me costará volver. Me siento ridículo al pensar que una vergüenza absurda me ha frenado tanto. Nos veremos pronto».

Si necesitas conversar para dilucidar tus dudas ya lo sabes: llámame y te explicaré todo lo que necesitas saber acerca del masaje desnudo.

Quizá pueda ayudarte también la entrada en la que hablo del coaching gay.

Visita mi web completa y conocerás muchos más detalles sobre el masaje Tantra gay más erótico de Barcelona.

Paco: contáctame.

¡Nos vemos en Barcelona!

Si deseas servicios claramente sexuales te recomiendo a Benito, Leo y a Matt.

Categorías
Testimonios

Masajista chulazo

Algunos de mis clientes me califican de «Masajista chulazo«, un piropo donde los haya, y que quiero agradecer con la publicación de estos comentarios que me remiten.

«Eres un masajista chulazo. Aunque más importante aún es el morbo que consigues con tu masaje. Te recomiendo».

Qué es un «chulazo»

La palabra «chulazo» es muy común entre el público gay. Sin duda llamar «chulazo» a alguien es un piropo. Es una mezcla de masculinidad, belleza física, actitud «chulesca» y de morbo.

No soy académico de la lengua, pero he comprobado algunas cosas a través de mis amigos de mayor edad. Los que vivieron la represión de la dictadura y ese «floklrosimo cañí» tan manipulador de la moral y del humor.

El «chulazo» es el equivalente a una «puta». Aunque el machismo interiorizado que sufrimos no solo le permite al chulazo que sea promiscuo sino que le elogia por ello.

Los admiradores de los chulazos suelen colocarse en una posición de inferioridad. Se ponen «a disposición» de los deseos del chulazo.

Así, el vínculo emocional que tienen algunos hombres gays con «su chulazo» es principalmente como follamigo, es decir un uso sexual que admite libertad en la intimidad con otros hombres. Al «chulazo» no se le piden explicaciones jamás. Se sabe de antemano que tiene otros «rollos» por ahí. Aparece cuando quiere y pide lo que le viene en gana. Luego desaparece y siempre es mejor no preguntar.

En cuanto al aspecto físico, el «chulazo» es un hombre con atributos claramente masculinos, fortaleza física y una actitud canalla.

En cuanto a los rasgos más personales, el chulazo puede ser algo rudo y primitivo. Al chulazo se le perdona todo, inculso que sea bisexual —porque siempre tiene alguna amiga por ahí.

Masajista chulazo

Entiendo que se me califique como «chulazo» por todos estos rasgos excepto por el del machismo o el carácter básico en cuanto a cultura, que también se le atribuye.

«Eres un chulazo en toda regla. Siempre he soñado con un masajista chulazo que no solo sepa llevarme al séptimo cielo sino que me produzca placer con solo verlo. Paco, das mucho morbo y lo sabes».

No me lo tomo al pie de la letra aunque me resulta halagüeño.

Desde luego mi actitud es más profesional que otra cosa, y quien confunda mi distancia como una forma de evitar un vínculo emocional lógicamente está equivocado. No creo vínculos excesivamente estrechos con mis clientes para no inducir a engaño ni crear expectativas donde no las hay.

Se puede ser masajista chulazo y atender correctamente a todos los hombres que lo deseen. Mis clientes me conocen tanto por mi «lado chulazo» como por mi parte más responsable.

Si deseas disfrutar de una sesión erótica con el masajista chulazo, ya lo sabes. Llámame: soy Paco.

Sigue explorando mi otra web y descubre todo lo que puede fascinarte de cara a un masaje muy morboso: www.pacotantra.com

Precios

Masaje Desnudo

Estimulación Prostática

Masaje Relajante

¡Nos vemos en Barcelona!

Categorías
Testimonios

Adicción al masaje

«Tengo adicción al masaje. Perdón, debería decir «a tu masaje». Porque no me sirve cualquiera. Igual que no me gusta cualquier hombre al azar.»

Adicciones

Hay adicciones de todo tipo. Perjudiciales, positivas y neutras.

Cuando digo perjudiciales, lo son para la salud, el bienestar o incluso la economía personal. Seguramente te vienen a la mente varios ejemplos de cada una.

Entre las adicciones positivas considero el deporte, la alimentación equilibrada y algunas otras actividades que a veces se consideran «freakis». Pero no pero no hacen daño. Al contrario, benefician a quien las realiza.

El masaje es una de las adicciones sanas. No lo digo porque yo sea masajista profesional sino porque soy testigo directo de sus efectos positivos en los receptores.

Adicción al masaje

Todos los adictos al masaje comparten una afición extraordinaria por el sentido del tacto. Y es que el placer que es capaz de proporcionarnos la piel es enorme. Por algo es nuestro organo más extenso y con mayor cantidad de terminaciones nerviosas.

«Puedes reproducir el contenido de este correo, por entero, por partes o como te apetezca, ya que me responsabilizo de todo cuanto te digo. Cualquiera de sus partes es cierta y la suscribo totalmente.»

Tacto y adicción

El tacto es el sentido fundamental para los que sufren —o disfrutan— de la adicción al masaje. Esta adicción es positiva porque transmite bienestar de una forma sana y responsable. Es una adicción positiva, no destructiva para nadie, además de perfectamente controlable.

En otra palabras, se trata de una «adicción sana».

Pretextos para la adicción al masaje

«Hace años que vengo a disfrutar de tu compañía. El pretexto en realidad es tu masaje, pero en el fondo debes saber que es por estar contigo, disfrutar de tu presencia, tu compañía y,de paso, del masaje.»

El masaje necesita de un entorno, igual que el resto de placeres. La gastronomía, por citar un ejemplo, no tendría el nivel social ni el reconocimiento mediático del que disfruta en la actualidad sin una decoración y un ritual que la hace más exquisita. Porque la presentación o el contexto de los placeres influye en su disfrute.

El «embalaje de marketing» forma parte del producto y del servicio. En el caso del masaje parece obvio que también es así.

«Todo me resulta agradable y tentador. Desde tus fotos hasta la decoración de los centros donde has venido atendiéndome desde hace años. Si tú no tuvieras el carácter que tienes, tu voz especial, si no transmitieras la calma y la seguridad que transmites, tu masaje no sería lo mismo.»

«Eres único y creo que debes saberlo. Te lo agradezco porque con el tiempo he aprendido a agradecer las cosas buenas que ocurren en mi vida. Hay una razón para todo, y hay una razón por la cual te descubrí por azar, y que me ha llevado hasta donde estoy hoy.»

Este es el testimonio de un cliente que ya es un amigo y un cómplice. Viene desde 2011.

Si tienes dudas no dejes de escribir. Estaré encantado de resolver cualquier consulta que tengas sobre mi servicio de masaje erótico gay en Barcelona.

Estos son algunos de mis masajes: masaje relajarte, masaje desnudo.

¡Nos vemos pronto en Barcelona!

Contacta con Paco.

Consulta mi web para saber más: www.elmasajeprohibido.com y www.pacotantra.com

Categorías
Testimonios

Masaje profesional

Este es el testimonio de un cliente de masaje erótico gay. Escribe sobre mi masaje profesional. Este chico, llamémosle Pablo, me remitió un correo electrónico que solamente puedo resumir dado que el detalle en el que entra puede resultar abrumador.

En esta primera parte del blog reproduzco sus 6 primeros puntos, quizá los más generales sobre mi masaje profesional.

Los 6 puntos finales —en el siguiente post— se adentran en el masaje erótico, en cómo se sintió durante el masaje.

Servicio profesional

«Paco, he hecho un listado de 12 puntos que hacen que tu masaje profesional no solo sea excelente sino único. Impecable, y encima tan morboso o más de lo que yo estaba deseando. Vaya, que el coste de tu servicio no solo está justificado sino que en algún momento creí que ibas a cobrarme extras de los que no me habías avisado. Pero no, solo sorprendes para excelente —o lo siguiente.»

1. Trato humano

«Lo primero que seduce de tu servicio es tu trato. Eres amable, cercano, directo y sincero. Se te nota tranquilo. Eres una persona equilibrada y sensata. Te puse algunas trampas en mi conversación telefónica pero respondiste con honestidad y llamando las cosas por su nombre.»

2. Masaje profesional y hospitalidad

«Me recibiste ofreciéndome una bebida. El abanico de posibilidades era bastante extenso, y debo reconocer que incluso dudé entre varias opciones. También me temí que me lo cobrarías aparte, pero dejaste bien claro que no, que la bebida, incluso el «Gin&Tonic», es una cortesía.»

3. Higiene y estudio limpio

«Tu estudio de masaje huele a limpio, a una mezcla de limón, coco y vainilla. Un aroma seductor que presagia la higiene de todo tu local. Toallas limpias, casi crujientes, de un blanco impecable. Vi que usabas una sábana de un solo uso que después del masaje retiraste. Está claro que cuidas la higiene.»

4. Calidad de los productos

«Todos los productos que te he visto emplear están debidamente etiquetados, son de marcas reconocidas, huelen a limpio, son hipoalergénicos y no me han producido efectos secundarios. Estuve pendiente de cualquier reacción cutánea en los días posteriores a tu masaje, y no hubo ninguna.»

Productos para masaje profesional

¡No voy a hablar de marcas! Si me permites un inciso entre los comentarios de Pablo. Siempre empleo productos profesionales, que difícilmente puedes encontrar en supermercados. Se trata, por ejemplo, de aceites de almendra hipo-alergénicos, cremas hidratantes y toallitas higiénicas. Sin exceso de perfume, y tratando de evitar los productos minerales —derivados del petróleo— en favor de los vegetales.

Las sábanas absorben el exceso de aceite y son de un solo uso. Jamás estarás en contacto con ningún tipo de fluidos o residuos ajenos a nosotros dos.

Tras cada uso, las toallas de baño se separan para lavarlas con detergente abundante y a altas temperaturas. El secado también lo realizo a muy altas temperaturas.

5. Masajista elegante

«En ti todo es bastante elegante. También lo digo porque el momento de desvestirme no me resultó nada vergonzoso. Tengo complejos por motivos que quizá imaginas. Me dejaste a solas en este momento tan delicado para mí, no sé si porque lo percibiste o porque lo haces siempre.»

Masaje profesional y formación

A pesar de que últimamente proliferen muchos servicios ilegales, el masaje sigue siendo una profesión que exige estudios, preparación y experiencia.

Resulta evidente que un profesional con estudios está mejor preparado. Además, te ofrecerá un trato más equilibrado y responsable que alguien que está improvisando.

6. Masaje e higiene corporal

«Tú también hueles a limpio, a hombre limpio. Habrá gente que me vea «freaky» pero creo que debemos preocuparnos por nuestra salud y por la higiene corporal. Si el masajista que te atiende huele a semen del cliente anterior —como ya me ocurrió en otro sitio—, o simplemente no se ha duchado, yo no podría disfrutar del masaje.»

Antes que nada, agradecerle a Pablo estos comentarios y otros muchos que me ha remitido. Él ya sabe que, aunque no los reproduzca en su totalidad, dan la idea de lo que desea expresar.

Si te preocupa algún aspecto que no se haya mencionado aquí, ya sabes que puedes dirigirte a mi con toda la confianza.

Mientras, visita la totalidad de esta web —te sugiero que empieces por los precios de masaje y los relatos eróticos— y mi web inicial clásica, Paco Tantra.

Llámame o ponte en contacto conmigo si tienes alguna duda.

Puedes llamarme aunque solo desees pedir información.

¡Nos vemos pronto en Barcelona!