Masajista con estudio

Masajista con estudio

El masajista con estudio es el profesional que invierte en su trabajo. Porque los costes de abrir un estudio profesional de masaje son muy elevados. No solo el alquiler del espacio. También el mobiliario, los servicios de otros profesionales imprescindibles, las domiciliaciones de consumos y los consumibles de calidad. Todo ello suma una cantidad considerable.

Mes a mes, con independencia de si hay mucho o poco trabajo.

Durante los tiempos del covid-19 es especialmente duro, ya que las ayudas a autónomos son, como sabes, inexistentes.

Masajista con estudio

Resulta evidente que solamente los masajistas con más trabajo pueden permitírselo, sobrevivir y seguir mejorando.

Además, para mí es relevante separar la vivienda privada del entorno de trabajo. Así que no vivo donde trabajo. Opino que ambas dimensiones de mi vida requieren espacios diferentes e independientes.

De modo que dispongo de un espacio profesional muy bien ubicado en el centro de Barcelona. En una zona que les conviene no solo a la mayoría de mis clientes locales. También los clientes que visitan Barcelona por negocios o por turismo. Todos ellos comentan que la ubicación de mi estudio de masaje gay es inmejorable.

«Estás muy céntrico. Es fácil llegar hasta ti desde fuera de Barcelona. Además, ¡hay un parking cruzando la calle!»

«Vengo desde la Barceloneta. O sea, directo a la parada de Metro que tienes en la esquina».

Las opiniones de mis clientes son muy importantes para mí. Es evidente que donde estoy ahora es una zona muy práctica para la mayoría.

Profesional con espacio propio

Para muchos de mis clientes este factor es la clave de la calidad.

«Disponer de tu propio espacio profesional dice mucho de ti. He podido comprobar lo profesional que eres. Te tomas tu trabajo en serio. Y mira que consiste en dar placer y felicidad. Incluso tu oficio, a veces tildado de superficial o pecaminoso, requiere de una actitud responsable».

Aunque no siempre tuve un estudio propio. Durante varios años colaboré con TantraTouch y con Ritual. En 2016 llegó el momento de dar el salto. Gestionar mi propio estudio de masaje gay es un esfuerzo. ¡Pero vale la pena!

Tener un estudio de masaje permite ampliar la oferta de trabajo.

  • Masajes terapéuticos en camilla
  • Tatami para masajes cuerpo a cuerpo
  • Suite para masajes a parejas

Los diferentes tipos de masaje requieren instrumentos apropiados para cada caso. Y diferentes salas. Porque no es lo mismo decorar una sala de masaje terapéutico que una sala para masaje erótico.

También tengo un espacio idóneo para el coaching gay. Muy acogedor ¡y muy cómodo!

Estudio de masaje gay
Estudio de masaje gay

Garantías profesionales

«En mi opinión un profesional que tiene una sede o razón social es más serio que el que no la tiene».

«He conocido muchos masajistas que solo van a domicilio. No me merecen confianza. Contigo he podido comprobar que mis recelos no eran infundados. Realmente eres de los pocos que cumplen lo que prometen. Repetiré contigo».

«Tu profesionalidad es poco frecuente en este mundillo».

«Creo que hoy en día es importante poder pagar con tarjeta de crédito. Tú ofreces esta posibilidad. O sea que más puntos a tu favor».

«Esto de que aceptes Bitcoin ya es la releche. Se nota que estás preparado y muy bien informado, vayan que estás al día».

Algunos clientes me preguntan «cuál es tu otro oficio». Quizá porque la mayoría de masajistas —tántricos o de cualquier especialidad— no viven exclusivamente de este trabajo. Pues este es mi único oficio, y estoy satisfecho y orgulloso de ello. Es mi vocación.

El motivo que lo hace posible sois vosotros: mis clientes. Gracias a vosotros y a vuestra lealtad puedo costearme un alquiler adicional para ofrecer todas las ventajas posibles.

«Voy probando diversos masajistas. Me gusta la variedad. Pero reconozco que visitarte a ti es una garantía de satisfacción».

Masajista gay con estudio

El masaje erótico, el masaje tántrico, el masaje gay y cualquier tipo de masaje terapéutico la necesitan. Hablo de la actitud profesional.

La idea es tan sencilla y tan complicada como desear satisfacer las necesidades de cada cliente.

«Conoces muy bien a tu clientela, y se nota. Imagino que cada hombre es un mundo. Soy consciente de que mis caprichos no son nada «mainstream».

Además, la clientela gay es de lo más variado. Y muy exigente. Porque el cliente gay sabe expresar sus preferencias.

Existen numerosos clientes que requieren un masaje terapéutico exento de sensualidad. Tienen sus motivos para elegir un profesional gay. Y están en su pleno derecho de elegir al masajista por los factores que les resultan más relevantes:

  • Experiencia
  • Garantía
  • Tipo físico
  • Disponer de estudio privado
  • Variedad de oferta en masajes
  • Otros masajistas exclusivos

Todos los factores suman puntos.

Además, cualquiera de los otros masajistas también pueden atenderte en mi estudio si lo deseas.

Si necesitas más pistas sobre mis masajes sensuales por favor consulta el masaje relajante, masaje próstatico y el masaje desnudo. ¡Cualquiera de ellos te encantará!

Recientemente he publicado relatos eróticos, basados en experiencias reales de masaje. ¡Han causado auténtico furor entre mis seguidores de Twitter!

Si necesitas realizar alguna consulta no dudes en llamarme.

Paco: contacto directo.

Existe un gran número de personas que creen que un masajista debe ofrecer sexo también. A ellos les recomiendo al escort gay Jorge, que no sólo da masajes eróticos, sino mucho más si lo deseas.

Por Paco

Me llamo Paco. Soy un masajista masculino especialista en masajes prohibidos por su alta carga de morbo y secretismo. Mi discreción es total para protegerte. Disfrutar de un masaje prohibido puede ser una decisión difícil, pero es tan legítima como placentera. ¡te encantará!