Soy tu masajista no circuncidado en Barcelona. Lo digo porque existen hombres con el fetiche de la circuncisión o de todo lo contrario.

Así que ya sabes, atiendo los masajes a domicilio o en mi estudio, como prefieras tú.

No circuncidado

No estoy circuncidado, por esas casualidades de la vida o porque realmente tenía que ser así. Cuando tuve la edad suficiente para poder decidir si me circuncidaba o no decidí quedarme como estoy. A pesar de que mi pareja de aquel entonces insistía en circundarme. Pero sigo siendo un hombre no circuncidado.

Y muchos me lo agradecen. Es un tema de fetiche sexual o de preferencias personales. Un tema de morbo sexual, en resumen. En el mundo gay anglosajón me incluyen en la categoría «uncut masseur«.

Yo mismo tengo fetiches relacionados con la circuncisión, de modo que pensé que valía la pena estar en un grupo que estaba quedando en clara minoría. En la época en la que se pusieron de moda en el ambiente gay la circuncisión y el afeitado o la depilación totales del cuerpo, yo me mantuve fiel a mi naturaleza genética.

Masajista no circuncidado

Hay muchos hombres procedentes de países islámicos y de Estados Unidos que buscan justamente al masajista no circuncidado. Para ellos es una rara excepción y les excita sobremanera ver un pene no circuncidado.

Puede que tu masajista erótico además de proporcionarte un masaje muy excitante también satisface tus fetiches personales. De este modo has ganado en intensidad morbosa y por ende en satisfacción sexual superior.

Masajista peludo no circuncidado

Cuido de mi vello corporal. Jamás lo corto o me afeito del todo. Simplemente hago pequeños retoques para no caer en el lado salvaje de la pelambrera descuidada.

Me llaman «masajista bear» o «masajista oso» por el atributo del vello personal. También se considera un fetiche personal la preferencia por los hombres peludos.

Masajista masculino no circuncidado

No por ello se es más o menos masculino. La masculinidad no es ni tan siquiera una actitud. Una actitud suele tener componentes de pose. La masculinidad es una esencia que se tiene o de la que se carece. Nadie puede simular serlo.

Mi masculinidad natural es noble y auténtica. Tratar conmigo es tratar con un hombre. Puedo ser directo, honesto e incluso rudo en algunas ocasiones muy contadas. Pero soy como soy.

Todos mis clientes dicen que soy amable, empático y cuidadoso. Mi masaje masculino es dulce, es un trabajo morboso y masculino pensado para tu placer.

Descúbreme y disfruta de un masaje gay, un masaje prohibido entre hombres.

Llámame. Paco: 676 648 226

Precios

Masaje Desnudo

Estimulación Prostática

Masaje Relajante

Visita mi web para más información: www.elmasajeprohibido.com

Publicado por Paco

Me llamo Paco. Soy un masajista masculino especialista en masajes prohibidos por su alta carga de morbo y secretismo. Mi discreción es total para protegerte. Disfrutar de un masaje prohibido puede ser una decisión difícil, pero es tan legítima como placentera. ¡te encantará!

This site is protected by wp-copyrightpro.com