Pagar por sexo y las nuevas opciones

Pagar por sexo
Pagar por sexo

Disfrutar del masaje gay no es pagar por sexo. Aunque el tema no es tan simple como «blanco o negro» porque existen muchas formas de verlo. Tantas como formas de prostitución encubierta.

Para empezar, y volviendo al masaje, éste es un disfrute que va más allá en intimidad y duración—aunque de entrada no lo creas. Mientras para unos es más que sexo, para otros no tiene nada que ver con la prostitución.

Soy muy tímido y la verdad me aterraba llamarte para hablar por teléfono. Aunque tenía bastantes dudas y necesitaba aclararme yo mismo también. Por eso te escribí. Ante mi sorpresa no tardaste ni 10 minutos en responderme. Y gracias a tu tono calmado sentí la confianza suficiente para volver a escribirte pasados unos días. Luego dame vi capaz de llamarte».

Pagar por sexo

«Nunca he querido pagar por sexo. Ni me hace falta. Ni creo que sea algo que dignifique a nadie. Me dijiste que el masaje no es sexo, pero disiento, perdona. Lo que me explicas es bastante sexual y satisface los deseos del sexo. Creo que no puede llamarse «asexuado» algo que incorpora la eyaculación. Aunque, como dices, pueda haber orgasmos secos. Opino que si hay orgasmo, seco, mojado o húmedo, es que hay sexo».

Resumiendo, hizo falta tiempo y darle vueltas a todo esto. Claro que tenía un deseo irrefrenable de probar lo que ofreces. Se nota que es algo especial y por los testimonios queda claro que es un masaje muy subido de tono. Incluso sospecho que puedes tener sexo con los clientes que te atraen».

«Ahora ya hace unos días que disfruté de tu masaje. Ya que es una vez en la vida decidí pedirte el masaje que das desnudo, el más intenso de todos. Soy consciente de mi nivel adquisitivo y ya te dije que no volvería hasta pasados unos años.»

Este chico no es el único que piensa así. Existen muchos hombres que se resisten a «pagar por sexo», no por sus principios sino por su propio veredicto. Lo que determina su comportamiento es la forma en que ellos realizan el juicio social del sexo retribuido.

Esta es la doble moral que algunos partidos políticos aplican a la prostitución. Por un lado —de cara a la galería— la condenan, la criminalizan y la prohiben, mientras por otro son usuarios —en su dimensión privada.

Pero ¿sabías que el sexo no siempre es de pago de forma visible¿ Igual que existen «peajes a la sombra», existe la prostitución opaca.

Hablo de ella en la entrada los novios caros.

Pagar por sexo mágico

Básicamente te escribo para decirte que ha sido un masaje mágico. En ningún momento tuve la sensación de «pagar por sexo«. Todo fluyó de un modo natural, no me sentí constreñido a ningún tipo de protocolo rígido ni preestablecido. No sé cómo expresarlo. Muy sano todo, muy pacífico. Auténtico. Pero también muy morboso y excitante. Estabas tú, me mirabas, sentías, tus caricias eran tiernas, me sentí deseado, respetado, venerado.»

Para reforzar lo que explica este cliente, te recomiendo que veas esta entrada: Magia Tantra. Te acerca a esta sensación indescriptible y tan agradable.

Masaje no es pagar por sexo

«Ha sido una experiencia alucinante que ha «pasado muchos pueblos», como suele decirse. Vaya, lo que uno imagina que entra en la definición de masaje.»

Todo lo que no te dije ni en persona ni antes ni después del masaje te lo escribo ahora. Soy consciente de que me miraste como a un bicho raro, alguien muy tímido e incapaz de expresar siquiera lo que desea. Pero adivinaste lo que deseaba y me colmaste de una satisfacción que difícilmente puedo encontrar «pagando por sexo«. Ni siquiera con una pareja que me quiera.»

Este es como otros muchos testimonios acerca de mi masaje gay, improvisado por su emisor. Además, todos los comentarios se publican con el consentimiento —a veces es una petición expresa— de quienes los envían. Aunque insistan en lo contrario, y en aras de la discreción y la protección, son siempre anónimos.

Pagar por sexo gay
Pagar por sexo gay

Si deseas contactarme puedes llamarme directamente y conversamos, en total confianza. 676 648 226: Paco.

Te invito a que descubras muchos más aspectos de mi servicio de masaje erótico gay echándole un vistazo rápido a las preguntas frecuentes.

Si te sientes con deseos de venir, revisa las distintas opciones y precios de masaje. Ante cualquier duda, ¡ya sabes!, simplemente contacta.

También te invito a que explores mi web original Paco Tantra.

Precios

Estas son las tres categorías básicas. Cada una te ofrece diferentes duraciones. Así tienes un abanico donde elegir muy amplio —casi demasiado.

Masaje Desnudo

Estimulación Prostática

Masaje Relajante

Para quienes tienen un presupuesto muy limitado están los nuevos Masajes Express, más breves y económicos.

¡Nos vemos pronto en Barcelona!

Por Paco

Me llamo Paco. Soy un masajista masculino especialista en masajes tántricos, prohibidos por su alta carga de morbo y secretismo. Mi discreción es total para protegerte. Disfrutar de un masaje prohibido puede ser una decisión apetecible, siempre tan legítima como placentera. ¡Te encantará!