Desvela este nuevo masaje anal Tantra

Placer anal
Placer anal

Placer anal Tantra, ¿en qué consiste?

A menudo se identifica el Tantra con el masaje prostático. Pero la zona anal abarca más zonas erógenas muy próximas, y cada una de ellas es un universo de placeres diferenciados.

El esfínter, el perineo, la próstata, diferentes segmentos del colon. Todas estas zonas son capaces de desencadenar el placer sexual más sublime. Y todos estos rincones secretos tienen cabida en el masaje Tantra.

¿Por qué el Tantra y no otros masajes se dedican al placer anal?

El tabú del placer anal Tantra

El ano es uno de los tabúes más estrictos e inviolables. La «puerta trasera» sufre el castigo de ser la salida de lo que sobró tras procesar los alimentos. Sin embargo, su existencia es tan necesaria como la boca o los ojos.

De hecho no sobra nada en nuestros cuerpos. Todo tiene una función y un por qué. Y no podemos vivir sin ninguno de nuestros órganos o miembros.

Pero ¿vemos algunas partes de nuestro cuerpo como secundarias o vergonzosas? ¿Por qué, si las necesitamos? ¡Son vitales!

Y para más funciones de las que creíamos.

Descubrir la zona anal

El ano no solo cumple esa función fisiológica que nos descarga de los materiales sobrantes. Aunque nunca veamos nuestro propio ano, está ahí y ¡gracias a Dios o a quien sea que lo tenemos!

No obstante, pocos tienen en cuenta que el ano y lo que lo rodea tienen una sensibilidad sorprendente. Y más que sensibilidad, capacidad de aportar un placer insospechado, diría que brutal.

Así, en frío, resulta muy difícil hacerse a la idea. Sin embargo en el contexto de un masaje Tantra se puede lograr una estimulación sexual inigualable.

El esfínter y el perineo son puntos externos del placer que el Tantra tiene muy en cuenta.

La próstata es un órgano interior, de acceso más difícil. Quizá por ello nos depara un placer más inusual. Quienes lo prueban por primera vez se sorprenden. Es toda una nueva dimensión en el placer sexual.

¿No te lo dije? Me daba vergüenza que me manipularas ahí. Pero ni me he enterado. De repente fui consciente de que estaba sintiendo algo nuevo. ¡Ha sido alucinante!»

Placer anal y Tantra

El placer del esfínter, del interior del ano y de la próstata se identifican íntimamente con el Tantra. De hecho hay quienes piensan que la palabra Tantra apunta directa —cuando no exclusivamente— mente a este tipo de masaje tan específico.

Hazme un masaje Tantra. Quiero disfrutar del masaje este… ya sabes».

Resulta que se refería al masaje anal.

Precios de masaje

Además del masaje de próstata puedo ofrecerte otros dos tipos de masaje. El masaje relajante no incluye el placer anal. El masaje desnudo sí, y lo supera con creces con más características que te sorprenderán y fascinarán.

Reserva tu masaje

Es tan fácil como llamarme. Ponemos hora y me comentas dónde te va mejor. ¡Y listos!

Ya sabes que dispongo de un espacio muy especial, acogedor, discreto y perfectamente ambientado para tu disfrute máximo. Visita mi estudio de masaje gay.

Sigue visitando mi web en caso de que necesites más información. Encontrarás todo tipo de temas ¡muy bien catalogados!

Para empezar, puede que te sean útiles las preguntas frecuentes.

Es posible que desees saber qué piensan de mi servicio otras personas que han venido antes. Encontrarás sus testimonios de masaje gay aquí.

¿Por qué tienen tanto éxito? Estos relatos eróticos gay describen sesiones reales de masaje Tantra y otras anécdotas personales mías.

¡Nos vemos pronto!

Si prefieres vivir esta experiencia realizada de otro modo, quizá te interese conocer a estos escort gay en Barcelona.

Por Paco

Me llamo Paco. Soy un masajista masculino especialista en masajes prohibidos por su alta carga de morbo y secretismo. Mi discreción es total para protegerte. Disfrutar de un masaje prohibido puede ser una decisión difícil, pero es tan legítima como placentera. ¡te encantará!