Categorías
Testimonios

Preguntas curiosas sobre masaje

Hay una infinidad de preguntas curiosas sobre masaje. A mi entender merecen un capítulo especial en este blog.

Algunas pueden ser divertidas, otras rayan con lo absurdo, pero todas ellas son la expresión auténtica de personas que buscan una primera experiencia en masaje erótico gay.

Preguntas curiosas sobre masaje

«¿Los precios de tus masajes son porque la gente más espiritual tiene menos dinero y los más carnales tenemos más?»

Lógicamente la respuesta es «no». Las personas espirituales y las carnales son transversales en todos los aspectos sociológicos y económicos. Por lo tanto, también en cuanto a niveles de ingresos.

No hay más que pensar en Richard Gere, un hombre muy afortunado y rico, y extremadamente espiritual. Así que los precios no se corresponden a este criterio sino a otros.

«Por qué el masaje no incluye sexo oral ni penetración? Ya que, según tú, te pones tan cachondo, ¿por qué no llegar hasta las últimas consecuencias?»

La propia definición de «masaje» lo dice todo. Alguien que desea una relación sexual completa no busca un masajista.

Aunque es cierto que en los países árabes y en Asia la palabra «masaje» se usa como eufemismo. Legalmente no se pueden publicitar ni ofrecer servicios sexuales. En cambio en Europa los servicios sexuales están permitidos —si no, en una zona gris. Aquí llamamos las cosas por su nombre.

Otro factor es el personal. El masaje erótico es el límite profesional que uno se impone. Los masajistas empezaríamos haciendo masajes y acabaríamos todos de escort. Pero no es así.

Lo mismo ocurriría con los guías turísticos, por poner un ejemplo. Te empiezan explicando la ciudad y terminan explicándote el dormitorio. Así que cada uno tiene sus límites tanto personales como profesionales.

Un cliente muy ocurrente me dijo:

«O los dentistas. Empezarían metiéndote el taladro para acabar con su polla en tu boca. Pero no mola con todos».

Más preguntas curiosas sobre masaje

«La palabra «final feliz» viene de las peluquerías chinas?

Indirectamente, sí. Las peluquerías chinas han sido el canal que más ha dado a conocer este concepto, que ya se ponía en práctica en centros de masaje terapéutico.

Una vez visto el negocio, también se apuntaron las peluquerías, quizá por no resultar tan evidentes y aportar —inicialmente— una cierta discreción.

Y la ganadora de las preguntas

«El Tantra sirve para iluminarse, ¿no es cierto?»

Mi respuesta fue «sí». Esta es la realidad.

Ante mi estupor este hombre me dijo:

«Vale, quiero un Tantra de 30 minutos».

La iluminación espiritual tomada en serio es un proceso de años. Creo que no hace falta ni explicarlo. Porque es un proceso vital, no mensurable en horas y menos en minutos. Además, la humildad de quienes la alcanzan no les permite decir que la alcanzaron.

El Tantra es uno de los caminos. El masaje Tantra, en concreto, es una disciplina orientada a lograr efectos posibles a corto plazo. Las sesiones de masaje que ofrezco van desde los 45 minutos —aunque es imposible alcanzar la «iluminación express» en tan poco tiempo— hasta las dos horas.

«En el masaje Tantra te corres sin contacto físico ¿verdad?»

Si no existiera contacto físico de piel con piel difícilmente se llamaría «masaje». Existen terapias como el Reiki que pueden ser muy intensas incluso evitando el contacto físico. También pueden llegar a transmitir una intensidad erótica sorprendente. Pero el masaje Tantra que practico yo consiste en contacto físico.

Existen personas que logran un orgasmo e incluso eyacular sin manipular los genitales, eso sí. Si te interesa este aspecto, te animo a que leas mi entrada eyacular sin manos.

Sobre este tema también encontrarás más datos en mi post sobre energía sexual.

Si tienes más dudas, ya sabes: escribe o llama.

Sigue investigando en este blog, encontrarás contenidos muy específicos si usas la herramienta de búsquedas.

www.elmasajeprohibido.com

Por Paco

Me llamo Paco. Soy un masajista masculino especialista en masajes prohibidos por su alta carga de morbo y secretismo. Mi discreción es total para protegerte. Disfrutar de un masaje prohibido puede ser una decisión difícil, pero es tan legítima como placentera. ¡te encantará!