Manual de buenas prácticas en masaje

Manual de buenas prácticas gay para mejorar el servicio de masaje. Hasta ahora se ha hablado muy poco de una serie de factores que influyen en la calidad del servicio.

Si lo que quieres es abandonarte al máximo disfrute, te tranquilizará conocer estos puntos.

Porque cuando el receptor y el masajista se ponen de acuerdo en lo esencial, todo tiene una mayor garantía de éxito.

Verás que no es nada más que sentido común.

Buenas prácticas en masaje

Easter de acuerdo conmigo en que la principal, y no solo en tiempos de pandemia, es la higiene.

La higiene

La higiene no solo debe ser universal sino constante.

De entre todos los puntos, este es el que nos tomamos forma más estricta. Se trata de una prioridad innegociable.

Además, independientemente de si existen alertas de brotes o pandemias oficialmente declaradas.

La higiene es el cortafuegos más seguro y eficaz contra todo tipo de infecciones. Para que no se extiendan y también para evitarlas.

Como pueden atestiguar nuestros clientes desde 2003, siempre hemos trabajado con material desechable.

Compramos este material a empresas que abastecen hospitales, laboratorios y servicios de salud.

Lo recibimos y conservamos precintado. De hecho podrás comprobar que abrimos el precinto en tu presencia.

  • Zapatillas tipo spa de un solo uso
  • Sábanas de papel de un solo uso
  • Protectors de cojín de un solo uso
  • Agua embotellada
  • Jabón en gel (no en pastilla)
  • Toallas higienizadas
  • Disponemos de toallas de papel de un solo uso
  • Limpieza total del baño tras cada sesión
  • Higiene diaria del estudio

Podemos remitirnos a los testimonios de nuestros clientes.

Manual de buenas prácticas en masaje

Seas gay o no, estos puntos del Manual de Buenas Prácticas en Masaje son los mismos para todas las personas.

¿Por qué esta guía?

Porque a veces resulta tan obvia, que ambas partes podríamos olvidar cosas. De modo que esta guía puede servir también como un buen repaso a lo que ya sabemos.

Ponernos de acuerdo

Sin este primer punto, seguramente el resto de puntos no tiene sentido. ¡Así que empecemos por el principio!

Presentaciones

Probablemente tú ya sabes mucho más acerca de nosotros. Has visto nuestras fotos, incluso desnudos, y conoces detalles acerca de nuestras habilidades.

No cuesta nada presentarse al realizarnos una consulta durante el primer contacto.

«Hola, me llamo Manuel y estoy interesado en el masaje Tantra de Paco».

Hay quien da algún detalle más, que siempre es útil y facilita una labor incluso más placentera para ambos.

«Hola, Soy Manuel. Tengo 45 años y llevo una vida de hombre heterosexual. Siento curiosidad por Matt. Porque me gustaría explorar el toque mutuo con otro hombre. ¿Podemos hablar de mis límites?»

Con frecuencia algunas llamadas intentan ir más lejos en cuanto a información y antecedentes. Es un buen momento para recordar mi servicio de coaching gay.

El servicio pactado

¿Estamos ambos seguros de que el servicio que hemos comentado coincide? Es decir, las expectativas del cliente y las del masajista deberían coincidir .

Consecuentemente, si hablamos de masaje erótico descartamos el sexo y el masaje terapéutico. Conviene puntualizar. Quizá hemos pactado algunos extras.

Lo que no podemos dar por supuesto es que la otra parte «adivine» lo que no hemos expresado.

Lo mismo se hace extensivo al precio. Seguramente habremos pactado un precio por teléfono. Ambas partes debemos respetar este acuerdo. A no ser que haya cambios en las prestaciones. Siempre deberíamos estar de acuerdo.

Educación

En todos los ámbitos de la vida, la educación es una señal de civilización, cultura y destreza social.

Te atenderemos con educación por teléfono, por e-mail, contestando a tus SMS o a tus whatsApp. Y esperamos y agradecemos lo mismo por parte del cliente.

Somos muy naturales y espontáneos. ¡Ya verás! Dicen que somos simpáticos y que con nosotros ¡siempre lo pasas muy bien!

Somos personas normales, a pesar de tener un oficio algo especial por ser tan íntimo y «prohibido».

Puntualidad

A nadie le gusta que «lo planten». Es una falta de respeto.

No solo por esperar, que a veces no nos importa. Pero puede que tengamos una sesión posterior a la tuya cuyo horario no podamos modificar. Siempre te agradecemos que nos avises si tienes algún contratiempo.

Por nuestra parte, siempre intentamos estar a punto 15 minutos antes de la hora acordada.

Si hubiera algún imprevisto te avisaríamos.

Servicios contratados

Es importante, como en todos los ámbitos, estar de acuerdo en qué servicio se contrata, su precio y detalles.

Siempre procuramos recordar el servicio que contratas antes de iniciar la sesión. Tanto el tipo de masaje como su duración.

Queremos que te sientas a gusto ¡y que alcances la satisfacción que deseas!

Discreción

Somos conscientes de que algunos de nuestros clientes acuden a nosotros con una necesidad imperiosa de discreción. Cada cual sabe sus motivos.

Estamos en este servicio tan íntimo desde 2003 y jamás hemos tenido queja alguna.

No compartimos datos ni los almacenamos. Nuestra única voluntad es la de ofrecerte el servicio que deseas.

Preguntas indiscretas

Contestamos todo tipo de preguntas, incluso algunas algo indiscretas. También sabemos escuchar, pero si conversamos contigo no es por «sacarte información». Jamás realizaremos preguntas ni discretas ni indiscretas.

Reciprocidad

Al tratarse de un servicio tan íntimo, en el cual estaremos ambos desnudos, es vital que exista reciprocidad:

  • Higiene
  • Actitud respetuosa
  • Excitación

Con frecuencia se me pregunta si también me excito. La respuesta, evidentemente, te la daré en cuanto nos conozcamos.

Suelo excitarme ya que mi trabajo consiste en crear y compartir excitación sensual.

No obstante, es necesario que recuerdes cuál de los masajes contratas, ya que todos ellos son distintos.

Límites personales

Cada persona tiene sus límites. A veces las diferencias son sutiles, otras veces abismales.

Siempre es mejor que se respeten estos límites por ambas partes.

Fetiches

Como puedes comprobar en fetiches gay, todos los fetiches me parecen legítimos. Comparto algunos de ellos, pero no todos.

Puedes comentarme tus fetiches si deseas que formen parte de nuestra sesión erótica. Por favor, entiende que no podemos darlos por sabidos. Algunos exigen complementos.

Alergias

Si tienes cualquier tipo de alergia, intolerancia o fobia, puedes comentármela antes de la sesión.

Empleo aceites y cremas hipoalergénicos, pero siempre vale más prevenir.

Alcohol y drogas

El masaje erótico se consigue sin recurrir a estupefacientes ni al alcohol.

Es recomendable que en el momento del masaje estés sobrio, no hayas hecho abuso de alcohol ni de otras sustancias que alteren tu percepción.

Bebidas selladas

Todas las bebidas que puedo ofrecer son envases «monodosis» y precintados. Por ejemplo, el agua de 200 ml que ofrezco es embotellada. Al igual que los refrescos en lata. Los zumos también son «tetra-brik» precintados de una dosis.

Precio y pago

Los precios están claramente expuestos en esta web. Existe una variedad considerable.

No obstante, puedes comprobar su validez contactándome.

El pago se realiza inmediatamente antes de empezar la sesión.

¿Regateo? No, gracias.

No acepto regateos de precios. En mi opinión constituyen una falta de respeto. Lo entenderás porque ni tú ni yo podemos regatear el precio de la luz, del teléfono o la compra del super.

Mis precios son definitivos porque obedecen a un cálculo detallado y realista.

Existen clientes que frecuentan los escort gay, que e veces aceptan descuentos o acuerdos especiales. Como ya sabes, mi oficio no es el mismo.

Extender una sesión

Es posible extender una sesión durante el masaje. De hecho, sucede con frecuencia.

La extensión del tiempo es posible siempre y cuando no tenga una reserva previa que lo impida. También es posible cuando el receptor acepta el sobre-coste.

Buenas prácticas en masaje: Dudas

Estoy a dispuesto a responder todo tipo de preguntas. El mejor modo es llamarme por teléfono.

Not obstante, te animo a que compruebes si tiene una respuesta previa en Preguntas Frecuentes.

Buenas prácticas en masaje: Cancelaciones

No hay problema si deseas cancelar tu sesión. Solo te agradecería que lo hicieras con una hora de antelación.

Química sexual

Existe. Y no solo de forma espontánea, sino porque mi trabajo consiste en crear esta química sexual.

La química sexual jamás depende de la edad o del físico. Sí existen factores necesarios:

  • Higiene
  • Actitud

Cuando contratas un masaje erótico es importante que te dejes llevar por el masajista, que es quien marca las pautas y el ritmo.

Higiene

Permíteme insistir en la higiene, muy relevante.

No solo la higiene de mi estudio de masaje gay, también la mía propia. Y por supuesto la de todos mis clientes.

El masaje erótico es un momento de placer que busca tu satisfacción. Y cuantas menos consecuencias tenga en tu vida —ni en la mía—, mejor. Uno de sus propósitos es evitar «que nos llevemos» cualquier tipo de infección a nuestras casas.

Ducha

Puedes tomar una ducha antes y después de la sesión.

«Me llevo el aceite puesto»

Existen clientes que se sienten muy a gusto con el aceite de masaje. No hay inconveniente en que se lo «lleven puesto».

Buenas prácticas en masaje: las uñas

La higiene de las uñas es relevante. No solo en mi caso, también para los receptores. Las uñas acumulan todo tipo de partículas. Llevarlas bien recortadas, limadas y limpias es más que imagen personal, es higiene.

Partes íntimas

A no ser que tengas un fetiche específico, la higiene íntima es relevante. Y también un factor de imagen personal.

Hay quien valora el «olor a macho», de axilas, pubis, etc. Cuando se trata de un fetiche es necesario comentarlo.

Masaje anal

La estimulación prostática empieza con el esfínter. Esta práctica es muy delicada, siempre la realizo con mucho cuidado y empleando protección de látex, como puedes leer en masaje prostático.

También exige una higiene personal por respeto a mi trabajo. La higiene anal correctamente llevada a cabo suele ser laboriosa, y es recomendable que «la traigas hecha».

Exceso de perfume

Todos los excesos son malos. Conozco a personas intolerantes a los olores o perfumes fuertes.

Quienes adoran los perfumes lo saben. Algunos son maravillosos, otros pueden traer recuerdos desagradables. Conviene no abusar de ellos.

Mal aliento

Este es un aspecto relevante de la imagen personal. Es un factor más a tener en cuenta al visitar un masajista. Piensa que nuestra distancia personal se reduce mucho durante el masaje cuerpo a cuerpo.

Buenos prácticas en masaje: fluidos íntimos

Con frecuencia se me consulta acerca del semen, no tanto acerca de la orina. Ambos son fluidos íntimos, objetos de fetiches. Por favor, consúltame por teléfono.

Heces

Entiendo que existen personas que desean combinar fetiches con el masaje erótico. El caso de las heces es un «no rotundo» en mi caso.

Salud sexual

La salud sexual es importantísima para todas las personas. Opino que tanto yo como todos mis clientes debemos estar al día de nuestro estado de salud.

Aunque no me exponga a prácticas de riesgo, realizo test HIV cada seis meses. Estos test incluyen otras enfermedades a las que también doy negativo siempre.

No te voy a preguntar nunca acerca de tu status porque no realizaremos prácticas de riesgo. Lo importante es que seas consciente de cuál es tu estado de salud. Y no porque vengas a disfrutar de un masaje, sino como hábito de salud y prevención.

Dosis extra de sentido común

El sentido común, como dicen, es el menos común de los sentidos.

Asumir cosas que no se han hablado siempre es un pequeño error.

Por eso no puedo dejar de insistir en que dilucides todas tus dudas. Especialmente contactando conmigo para escuchar cómo las resuelvo.

Buenas prácticas de masaje:

Cómo lograr la excelencia

La excelencia es el objetivo de mi servicio de masaje gay.

Cada cliente satisfecho, cada cliente que regresa es motivo de orgullo. Equivale a saber que hago las cosas correctamente.

Uno de los efectos más inmediatos es el «boca a boca». Clientes que, aun sabiendo que es un servicio tan personal, me recomiendan a sus amigos de confianza.

La excelencia en el masaje se logra colocando al cliente en el foco de todas las atenciones. Lo que sugiere, lo que dice, incluso lo que no dice el cliente, todo es relevante.

Lograrlo requiere pasión por el masaje, la formación necesaria —y más—, esfuerzo y actitud constructiva.

La experiencia siempre es un grado, pero el masajista debe ser permeable a las opiniones de cada uno de sus clientes.

Obviamente existen límites. Por mucho que un cliente insista en que me prostituya, no lo haré.

Opino que este límite es exactamente el que desea mi clientela habitual.

¿Te quedan dudas? ¡Estaré encantado de escucharte!