Las nuevas claves de la productividad y juego

Productividad y juego
Productividad y juego

Productividad y juego son solo dos caras de una misma moneda. Una moneda que, por otra parte, debería ser esférica —o como mínimo poliédrica. Porque las dimensiones de la vida de un hombre son muchas más que solo dos. Es decir, un hombre tiene muchas más que dos facetas. De hecho, cuantas más tengamos, mejor.

En mi vida solo hay dos dimensiones: el trabajo y el ocio. Porque dormir no cuenta».

Me dijo ayer un cliente. Aunque en mi opinión dormir bien ayuda a todo lo demás. ¡Y mucho!

Productividad

A pesar de considerarnos mucho más abiertos de mente que otros ciudadanos del mundo. Pero seguimos con criterios, en mi opinión, básicos y reduccionistas.

De hecho, en nuestra sociedad juzgamos a los demás por sus logros económicos. Y nuestras madres son las primeras.

Fulanito tiene un sueldazo, una segunda residencia y un todo-terreno de la marca esa».

Aunque no siempre la productividad se refleja en el poder económico. Conozco muchas personas muy esforzadas cuya retribución no premio ni su esfuerzo ni alcanza lo que merecen.

Como vemos a diario en las noticias, el valor del trabajo es otra gran asignatura pendiente de nuestra sociedad.

Recientemente se publicaba un dato espeluznante. Cualquier trabajador@ de Zara debe trabajar 112 años para ganar lo que gana su presidente en tan solo un mes.

Juego

También nos han educado para despreciar el juego. Aunque el juego, bien entendido, es uno de los factores más socializadores. No solo esto. El juego ayuda a despertar el ingenio, la destreza, la agilidad mental. Consecuentemente, el juego es un factor necesario en el desarrollo de la personalidad.

Hay quienes prefieren los juegos individuales. Evidentemente desarrollan unas capacidades distintas de quienes prefieren los juegos de equipo. Dos de las diferencias relevantes son la identificación con un equipo, la suma y gestión de diferentes capacidades, y la competitividad.

El juego es también un elemento decisivo en las relaciones íntimas. Porque permite desarrollar complicidades, ironía e incluso seducción. Y todo ello es tan y tan necesario en el erotismo.

Apps de productividad y juego

He observado varias curiosidades al analizar apps de juegos y de productividad. Parece que los precios de ambas categorías difieren de modo increíble. Además, ambas categorías han sufrido evoluciones contrapuestas.

Las apps de productividad han ido bajando de precio mientras los juegos han subido. Seguramente se debe a un efecto de oferta-demanda. Los juegos deben de tener una demanda mucho mayor. No solo crean adicción, sino que «las pantallas» y el guión se agotan. Mientras las apps de productividad probablemente sean útiles durante un plazo de tiempo mayor.

Productividad y juego

Parece difícil que dos dimensiones vitales tan contrapuestas puedan sumarse. Hace años que todos conocemos el mito del «campus» de Google. Porque a muchos se nos quedaron estas imágenes grabadas en la mente. Billares, columpios, piscinas de pelotas, juegos de mesa. Según los creadores del buscador, cuando el trabajo te obceca necesitas un «cambio de chip».

Porque ver las cosas desde otro lado te desbloquea. El lado lúdico es capaz de abrir la mente. Otra perspectiva y, sobre todo, la ausencia de responsabilidad.

Justamente la diferencia entre productividad y juego es la obligación de aportar resultados. Resultados que, a menudo, van a ser juzgados por otros.

Necesitamos abandonarnos para recuperar el equilibrio. Porque la felicidad del paraíso es la del abandono, la de la carencia de obligaciones.

Si tienes preguntas sobre cualquier tema relacionado con el masaje erótico gay, llama.

El más juguetón de todos los menús de masaje es mi masaje desnudo, el más solicitado y… ¡que te encantará!

Paco: contáctame.

¡Estaré encantado de atenderte!

Te invito a que también conozcas a Jorge, el escort gay y sus amigos.

Por Paco

Me llamo Paco. Soy un masajista masculino especialista en masajes tántricos, prohibidos por su alta carga de morbo y secretismo. Mi discreción es total para protegerte. Disfrutar de un masaje prohibido puede ser una decisión apetecible, siempre tan legítima como placentera. ¡Te encantará!