Situación y problema
10 enero, 2018
0

Situación y problema parecen sinónimos. A menudo cuando mis clientes me comentan sus cosas personales emplean estas dos palabras. Indistintamente, lo cual representa un uso inexacto. Mientras hay quien siempre emplea el término “situación”, otros solo usan “problema”.

Pero ¿son la misma cosa?

Situación

Una situación es un conjunto de factores. Intervienen el lugar, el momento y la compañía. De las situaciones se entra y se sale. Suelen ser circusnatcnias temporales.

“Me siento atrapado en esta situación”.

Entonces el problema es salir de ella.

A menudo mis clientes me dicen cosas como esta:

“Estoy en esta situación y la verdad no sé qué hacer”.

No suena a problema. De modo que quien describe su circunstancia de este modo probablemente decida esperar “a ver qué pasa”. Evidentemente, sin tomar cartas en el asunto.

Problema

La propia palabra se asocia con “solución”. A veces lo difícil del problema no es encontrar la solución sino ponerla en práctica.

“Ya sé lo que debería hacer, pero no me atrevo”.

Todos los problemas, excepto la muerte, dicen, son solubles.

Aunque existen situaciones que tienen difícil arreglo. Especialmente los temas de salud. Y cuando hay terceras personas involucradas.

Si resolver un problema propio puede ser difícil, lo es más cuando afecta a otras personas.

Situación y problema

Siempre he sido de la opinión de que “Dios ayuda a quien se ayuda”. Es decir, sentarse a esperar que una situación se disuelva o un problema desaparezca es absurdo. A veces suceden cosas “por arte de magia”. Fíjate que la palabra clave es “a veces”.

Quienes actúan pueden equivocarse o acertar, pero seguro que están más cerca de la resolución. Quien se sienta a esperar no sabe ni cuánto le queda. Encima, cuenta con la desaprobación del entorno.

Reflexionar siempre es bueno. Tanto antes como durante y después de actuar. Pero actuar también es vital. Esperar y confiar que las cosas se resuelvan por sí mismas es una estrategia débil.

“Esta situación no tiene final”.

Me comenta un cliente. Y sí la tiene. Pero exige valor, decisión e implica un cierto riesgo. Entenderás que no puedo entrar en detalles.

Situación y problema gay

No importa la orientación sexual ni psico-afectiva de nadie. Los problemas son los mismos para todos. Pero existe gente que aún cree que por el hecho de ser gay las cosas son más difíciles, más dramáticas.

“Es que encima de todo eso, soy gay. Lo cual lo hace todo más grave”.

Jamás he escuchando decir a nadie la frase:

“Y encima, soy heterosexual”.

Hace falta valor, decisión, mente fría. No hay situación ni problema sin una solución. Dicho al revés, todo tiene solución. Se empieza tomando la decisión de encontrarla.

No soy psicólogo ni coach, pero a veces una conversación después del masaje gay puede darte cierto alivio.

Llama si tienes dudas: 676648226

Te animo a que sigas leyendo mi blog! www.elmasajeprohibido.com

Aunque si lo que te apetece es meterte en más problemas ¡te sugiero a Matt!

This site is protected by wp-copyrightpro.com