Ternura y morbo renuevan el mejor masaje

Ternura y morbo
Ternura y morbo

Ternura y morbo no son frecuentes en la vida cotidiana. Incluso entre hombres que viven en pareja.

Entonces no te sorprenderá reconocer que esta combinación es aún más rara cuando hablamos de las características del masaje Tantra gay. Si no te lo da tu pareja, ¿lo esperas de un masajista cualquiera?

El morbo es más frecuente y fácil de encontrar o provocar. Pero ¿te falta la ternura en tu vida? ¿Y la combinación de ambas, ternura y morbo?

¿Te apetece una experiencia íntima y completa de verdad?

Te preguntarás por qué hablo sobre la ternura en el contexto del masaje.

Es porque he constatado la necesidad de ternura en muchos hombres. Puedes comprobarlo en uno de los capítulos del libro «Gay Sex» de Gabriel J. Martín.

Y es que la comunicación íntima del Tantra gay permite estos momentos de intimidad auténtica, de emoción verdadera, que poco a poco se convierte en ternura real. Lo opuesto a la implicación cero de muchos falsos peofesionales.

Lo que ocurre es que estos hombres no esperan vivir un momento tan dulce. Y es entonces cuando se dan cuenta de que la necesitaban y se abandonan a su disfrute, totalmente improvisado.

Es como un gran regalo. Porque no esperaba ternura en tus masajes eróticos. Ha sido el descubrimiento más relevante, porque el morbo ya se te supone.

Ternura y autenticidad

Fingir ternura es realmente difícil —también lo es fingir el morbo. A los hombres nos cuesta mucho tener erecciones si no hay una pizca de morbo o de excitación.

Así como a las chicas que se dedican al erotismo esto no les resulta difícil —además porque los tópicos de los suspiros y gemidos de placer son tan frecuentes que se han hecho tan verdad como una mentira repetida hasta la saciedad—, los masajistas masculinos debemos hacer un esfuerzo adicional. Pero es perfectamente posible porque se pueden entrenar técnicas incluidas en las disciplinas del Tantra.

A mi entender, la ternura y el morbo solo pueden ser auténticos. Si se producen, son una reacción genuina de lo que siento dando un masaje.

Pero no solo lo siento, sino que deseo provocarlo. ¡Es mi trabajo!

Ternura y morbo

Algunos clientes me preguntan si siento lo mismo con cada persona, y es evidente que no.

Esta excitación que has sentido conmigo, ¿la tienes con todos?

Casi se le puede adivinar un toque de celos a este cliente. Pero la respuesta es tan simple como esta:

En cada persona veo algo diferente. A veces me fijo en los lóbulos de las orejas para excitarme, otras en los pies, o en los dibujos que hace el vello corporal. Cada hombre tiene sus puntos fuertes, especiales y únicos. Me enfoco en lo que más me atrae de cada uno.

El resultado es la autenticidad en todo, en el morbo, la excitación sexual y, si percibo que eres receptivo, la ternura.

Debo añadir que no todos los hombres buscan ternura. A muchos les es totalmente indiferente. Y de ellos no nos ocupamos en esta entrada.

Ternura y morbo gay: ¿te gusta vivirlo?

La combinación perfecta

Esto ha sido mucho mejor que un simple masaje. Es, como mencionaste, una experiencia. Sobrepasa lo que uno espera de un masaje. El cariño que me has dado me ha parecido real, y confieso que me crea una cierta adicción.

Los masajes que realizo no son «masaje normales», ya que el fundamento son la conexión, la consciencia y el disfrute prolongado, características exclusivas del masaje Tantra.

Como una receta de cocina, cada uno la puede interpretar de forma personal —o incluso «llevarla a su terreno». Porque cada profesional realiza su trabajo de acuerdo con sus talentos, sus energías, su voluntad de servicio y su estilo personal propio.

En mi caso es casi inevitable expresar ternura, especialmente si he conseguido crear esta conexión tan única contigo.

¿Te apetece vivirlo como parte de alguno de mis menús de masaje?

Elige según las otras características de entre estas variantes:

Masaje Relajante, más espiritual que carnal

Estimulación prostática, enfocada en el Chakra 1 —pero no exclusivamente

Masaje desnudo e interactivo, una bomba de excitación sexual, ¡muy carnal!

¿Cuál te atrae más?

Profundizo más en este tema en la entrada Magia Tantra. ¡Échale un vistazo!

Además, te invito a husmear entre estos testimonios —¿freakis, absurdos o asombrosos?

Asi tienes dudas, es posible que ya las haya resuelto entre estas preguntas frecuentes, algunas de ellas alucinante.

De todos modos, siempre puedes llamarme personalmente. ¡Contáctame!

Son casi como ver un vídeo de mis masajes: estos relatos eróticos los describen con todo lujo de detalle, ¡casi de forma pornográfica!

¡No creo que te los pierdas!

Ternura y amor

Como ya habrás deducido al principio de esta entrada, estos conceptos pueden considerarse «vecinos», pero no son la misma cosa. Y la presencia de uno no implica la del otro.

Por esto hay quien tiene amor en su vida, pero le falta ternura.

Yo puedo darte mucha ternura, pero difícilmente amor. De momento quizá ni nos conocemos, así que calcula.

Si eres de los que prefieres los servicios de un escort gay ¡adelante! Estos chicos son los mejores, totalmente responsables, limpios, seguros y puntuales. Conócelos y, si quieres más información precisa será necesario que llames.

Por Paco

Me llamo Paco. Soy un masajista masculino especialista en masajes prohibidos por su alta carga de morbo y secretismo. Mi discreción es total para protegerte. Disfrutar de un masaje prohibido puede ser una decisión difícil, pero es tan legítima como placentera. ¡te encantará!