Trabajadores del sexo
21 enero, 2018
0

Trabajadores del sexo son todos aquellos profesionales, aficionados o particulares que realizan servicios de índole sexual.

¿Así de fácil?

Ayer publicaba una entrada en mi web internacional www.male-masseur.com. Ante mi asombro, he recibido muchos comentarios via twitter y whatsApp. Mientras otros temas más cercanos a mi trabajo no consiguen esta respuesta. Parece que es un tema que despierta más interés que el masaje Tántrico.

De modo que voy a intentar explicar aquí lo que ya explico en www.male-masseur.com/blog/gay-sex-workers/

Sin prejuicios

Te invito a leer esta entrada desde la neutralidad: sin prejuicios. No se trata ni de una denuncia ni de una defensa. Quienes me conocen saben que intento ser ecuánime. Porque soy capaz de identificarme con distintos puntos de vista. No hay nadie totalmente equivocado ni nadie que ostente toda la razón.

Qué es un servicio sexual

Ante todo cabe explicar en qué consiste un servicio sexual. Todos sabemos que un masaje terapéutico, aunque despierte fantasías eróticas, no tiene contenidos eróticos ni sexuales.

A mi entender, lo erótico y sexual consiste en la excitación sexual del receptor. O llamémosle cliente. Aunque para muchos el límite que hay que cruzar para llamarlo “sexo” es el del orgasmo y la eyaculación, disiento.

Existen prácticas sexuales que evitan la eyaculación. Puedes estar realizando sexo oral y no eyacular. Estaremos de acuerdo que una felación también se entiende como un acto sexual. Da igual el objetivo o el beneficio. Porque el acto en sí lo es.

Trabajadores del sexo

Existe un colectivo muy numeroso en todo el planeta. Este colectivo profesional es quizá tan numeroso como invisible. Hemos visto muy pocas manifestaciones públicas y multitudinarias de trabajadores y trabajadoras del sexo exigiendo derechos. Pero están ahí.

La realidad y las cifras son desbordantes. ¿Cuál es la razón?

Porque la demanda también es desbordante.

Doble moral: trabajadores del sexo

Seguimos en una sociedad de doble moral en muchos aspectos. La corrección política, los ideales de honestidad y de servicio al ciudadano son un ejemplo. Un ejemplo cuando comprobamos que la corrupción es transversal.

En cuanto al sexo, estamos igual. Nadie compra ni vende. Pero la industria es enorme.

Se dice que las tres industrias que mueven más dinero en el planeta son, en este orden:

  1. El armamento
  2. Los narcóticos
  3. El sexo

Esto es imposible si nadie ni compra ni vende.

Consecuentemente, se trata de una actividad oculta, invisible y siempre negada por todos. Estos son quizá los factores que permiten su existencia.

  • Discreción
  • Secretismo
  • Negación

La unión de todos estos factores da un resultado aun más interesante: el morbo sexual.

Porque lo prohibido siempre fascina más que lo obligatorio.

¿Y el masaje erótico?

Aunque al principio todos los empresarios para quienes trabajé me decían:

“No, Paco, esto no es sexo. Es Tantra. Tú tranquilo”.

El comportamiento de mis clientes siempre ha indicado lo contrario. Resulta evidente que cuando acuden a disfrutar de un masaje erótico gay lo hacen a escondidas de sus parejas —ya sean hombres o mujeres.

Debo decir que al final lo que cuenta es lo que uno mismo piensa. Y cuando existe la duda de.

“El masaje erótico, ¿es o no es sexo?”

Probablemente la respuesta es un “sí rotundo”.

“No, Paco, estamos en una zona gris, difuminada. Es decir, ni sí ni no”.

Para cualquier inspector, cualquier “zona gris ya es un indicio. Si hay migas, hay pan.

De modo que asumo que mis servicios sí son sexuales. Al fin y al cabo, el cliente acude porque desea vivir una experiencia sensual, erótica. Una experiencia que incluye un tipo de placer que no se comparte en público ni con cualquier persona de forma aleatoria.

A lo largo de mi experiencia como masajista tántrico gay he encontrado muy pocos clientes que no hayan deseado eyacular. Quizá uno entre mil.

Además, muchos dicen:

“Ya que estamos aquí, podríamos cruzar esa frontera y follamos directamente”.

Es decir, el masaje erótico está tan próximo al sexo que con solo un descuido, ya

“No me tortures más. Me dejas oler la croqueta, ¿y no puedo morderla, saborearla ni comérmela?”

Personalmente creo que esta “tortura Tantra” es justamente lo que hace que mi servicio sea más especial.

Escorts, chaperos y novios

Pero existen muchos otros tipos de profesionales del sexo gay.

  • Chaperos
  • Escorts
  • Novios caros

Algún día escribiré acerca del origen y del significado del término “chapero”. En pocas palabras, es una especie de aficionado. No es necesariamente gay, aunque a veces ser “heterosexuales” una buena excusa para no excitarse si el cliente no mola. Últimamente este profesional se identifica con los servicios baratos, de poca calidad, realizados en baños públicos, cines o saunas.

El concepto anglosajón de “escort” describe a chicos de buena posición económica. Más profesionales y preparados que el “chapero” ocasional. El “acompañante” tiene destreza social, una mínimo de cultura y saber estar. Finalmente, ese aire cosmopolita tan atractivo para las películas de hollywood.

Los “novios caros” abundan. A mi entender, no todos ellos son conscientes de que están realizando un servicio a cambio de dinero, regalos o simplemente de una “vida gratis”. Lo sepan o no, son trabajadores del sexo. Porque el sexo es una de sus tareas. Cuando no, la más relevante.

Cuando lo hacen de forma intencionada no suelen durar. La propia presión de lograr objetivos concretos en plazos cortos de tiempo los delata rápidamente.

Esta actitud de “mi pareja me lo paga todo” es muy propia de otros países y culturas más machistas que la nuestra. De modo que muchos “hombres mantenidos” ven esto como un comportamiento perfectamente natural y lógico.

Lo llames como lo llames, ya ves que hay muchas formas de vida que pueden contemplarse como “sexo a cambio de”. Es decir, un intercambio de prestaciones, entre las cuales se incluye el sexo o algo que se le parece.

Lo quieran o no, sean conscientes de ello o no, son trabajadores del sexo. Y esto no implica ninguna humillación.

Conclusiones

El trabajo relacionado con el sexo es tan digno como cualquier otro. No porque yo lo realice, sino porque se trata de satisfacer una necesidad que es legítima. Todas las personas necesitamos ternura, sensualidad y placer.

  • Ternura
  • Sensualidad
  • Placer
  • Comunicación

Porque todo esto son formas de comunicación. Llámalo masaje, erotismo o sexo. Los límites de estas prácticas son muy difusos. Si hay sexo oral o penetración la diferencia es mecánica, aunque sea relevante. Pero el acto en sí ya es un acto de intimidad.

Conmigo ya sabes que podrás disfrutar de un masaje sublime. Vivirás un erotismo elegante, consciente y controlado. ¡Y extremadamente morboso!

Si por lo contrario deseas un masaje sin límites con el sexo te recomiendo a Matt.

Ante cualquier pregunta, no dudes en llamar. Paco: 676648226

This site is protected by wp-copyrightpro.com