Categorías
Estilo de vida gay

El trío gay

Trío gay es cuando tres hombres gay se reunen para la práctica del sexo. Suena fácil ¿eh?

Sigue leyendo y verás que hay diferentes tipos de tríos. Todo suma 3, pero es totalmente distinto.

Por cierto, en la foto puedes ver (de izquierda a derecha) a Luca, Victor y Leo, que son masajistas eróticos. Más información sobre ellos al final de esta entrada.

La práctica de los tríos es más frecuente en el mundo gay que en el heterosexual. El problema de los heterosexuales es que además se enfrentan a la cuestión de género. Porque normalmente el componente masculino prefiere formar el trío con dos mujeres —aunque sienta una curiosidad encubierta por la bisexualidad. Justamente lo opuesto del deseo de la chica. Pero también conozco muchos casos de parejas en que uno de ellos es más bisexual y acepta abiertamente que la tercera persona sea de su género.

Pero tranquilo, que en esta entrada me concentraré en lo que sé de los tríos gay.

Trío gay ¿vale todo?

Si los hombres gay tenemos alguna ventaja es que «casi todo» vale. O al menos, todo parece más fácil. Es decir, mientras seamos tres chicos, todo funciona sin roces ni dramas. ¡Y todos contentos!

Por supuesto que existen las preferencias físicas, estéticas, de edad e incluso de rol.

«Prefiero quedar con dos activos, quiero entregarme a ambos por los dos extremos».

Es algo que me comenta un amigo en confianza.

«Busco dos pasivos para follármelos a la vez, uno encima del otro».

Este es el texto de un anuncio en la sección de contactos. Ya ves que el manido «y lo que surja» (con «jota», que los he visto con «ge») se está extinguiendo.

Trío gay y pacto de pareja

El trío es un tema que muchas parejas gay discuten al iniciar su relación —o en algún momento. El tema suele discutirse en el momento de realizar los pactos de pareja. Los pactos en cuanto a límites, a establecerse como «pareja abierta» o relación monógama. U otras, como veremos ahora.

Las parejas gay suelen ponerse límites en cuanto a las prácticas sexuales con terceras personas. A veces aceptan que existan relaciones extra-maritales, es decir, sin que participen ambos. Otras veces la condición indispensable es que ambos participen.

Las combinaciones resultantes son muy variadas. Además, el factor deshonestidad las multiplica —y enturbia. Y este factor no es infrecuente.

«Mi novio quiere que seamos fieles, pero yo tengo mis aventuras por mi cuenta. Sin que lo sepa, claro. Para no herirlo».

Dinámica de pareja

Aunque cada vez es más frecuente el pacto que incluye la posibilidad de tríos.

«Cuando nos apetece, buscamos una tercera persona. Más que nada, para romper la rutina».

A o largo de los años he conocido a muchas parejas gay. Algunas llevan más de 10, 15 e incluso 20 años juntos. No voy a caer en la tentación de valorarlos diferente de otras relaciones más breves. Las menciono aquí porque una proporción considerable de ellos cambian sus pactos sexuales con el paso del tiempo.

«Hemos evolucionado. No tenemos una relación tan carnal. O sea, tan posesiva y excluyente. De modo que hemos decidido abrirnos a hacer tríos e incluso otras cosas más «heavies».

Trío gay en pareja

Como en todos los asuntos sexo-emocionales, no hay normas universales. Aunque sí hay estadísticas. También existen comentarios, siempre confidenciales.

En los casos en que una pareja decide «abrirse» a la posibilidad de realizar tríos pueden pasar muchas cosas. En este caso, el trío ya se plantea como un 2+1:

  • Dos más uno
  • Uno más uno más uno
  • Uno más dos

Aunque la suma matemática siempre dé tres, el resultado «químico» es otra cosa. Existen como mínimo tres resultados, es decir, cada cual vive y califica la experiencia a su modo.

La matemática del trío gay

Dos más uno

La pareja gay se conoce. Por lo tanto repiten su ritual sexual en presencia de un tercero —aunque a veces ocurren sorpresas insospechadas. Porque la adaptabilidad sexual de cada persona es distinta. Aunque la experiencia en tríos juega un papel importante, también son relevantes los límites y los hábitos de cada uno. En el «dos más uno» existe cierto desequilibrio entre la pareja, que forma una unidad, y el tercero. A veces el tercero no se siente tan integrado como deseaba. Puede que intente iniciativas que la pareja ignore o incluso no admita.

Uno más uno más uno

Es la fórmula ideal. Independientemente de si dos de ellos son pareja, la dinámica del 1+1+1 es la más deseada. Es cuando la suma de individualidades encaja perfectamente. Este es el triunfo de la química sexual. Intuición, inteligencia emocional, inteligencia sexual. Y siempre con grandes dosis de generosidad.

En esta fórmula, aunque dos de los participantes se conozcan, actúan como individuos autónomos y no como bloque.

Uno más dos

«Mi novio y él tuvieron una química increíble. Mientras, yo me sentí desplazado. Lo pasé fatal».

Esto sucede con más frecuencia de la que imaginamos. Puede tener consecuencias sobre la relación de pareja.

«Con el tiempo me enteré de que mi novio y él seguían viéndose a escondidas. No eres capaz de imaginar mi dolor».

En estos casos va uy bien acudir a un coaching gay.

Trío gay en estado puro

El trío perfecto es el de la suma de individualidades. Sin otros lazos entre ninguno de los componentes. Cuando el sexo funciona mejor estando los tres, la química es perfecta. Faltando uno de ellos, los factores de morbo y emocionales «cojean».

Tríos sexuales y emocionales

Aparte del trío ocasional cuyo único objetivo es el sexo, existen «tríos estables» que se forman con características parecidas a las de las parejas.

Porque los tríos también pueden funcionar como relaciones estables. Es decir, cuando los tres conviven u organizan su rutina.

Es poco frecuente, pero existe. ¡Y viven juntos!

He conocido «parejas de tres«. Es decir, relaciones que eran tríos en estado puro. Y siempre las he envidiado. Porque cuando funcionan suponen una gran estabilidad emocional. Además aportan una combinatoria de colaboración de la que carece la pareja de dos. Entre tres se pueden lograr proyectos más ambiciosos. La diversión es mayor y el esfuerzo doméstico se reparte —¡cuando todo funciona con justicia, claro!

Conclusiones

Si este tema te preocupa de alguna forma, la comunicación siempre es la primera opción.

Especialmente si ya tienes pareja —suele ocurrir. Además, hablar con tu pareja no debería representar un esfuerzo. Ya que la sinceridad y la honestidad son piedras angulares de toda relación.

Si tienes dudas, llama con toda confianza.

Un experimento seguro

El masaje erótico gay, especialmente el masaje a 4 manos, puede ser una buena prueba si eres soltero.

Además, ofrezco una sesión especial para parejas gay. Ya que el masaje no es sexo sino sensualidad.

Porque antes de probar el sexo con un tercero, os recomiendo hacer el experimento del masaje. Así os sentiréis más seguros en muchos aspectos. Tanto en el emocional como en el sexual.

Prueba también a Luca, Víctor o Leo. Tienes más información y fotos de ellos en masajistas gay exclusivos.

Si el masaje «te sabe a poco» a pesar de su contexto más controlado, te propongo otra experiencia totalmente segura con los escorts de mi confianza:

Los tríos de sexo para parejas gay los ofrecen Jorge, Leo, Benito y Luca: escorts gay Barcelona.

¡Un abrazote muy fuerte!

Paco

Contacto

Por Paco

Me llamo Paco. Soy un masajista masculino especialista en masajes prohibidos por su alta carga de morbo y secretismo. Mi discreción es total para protegerte. Disfrutar de un masaje prohibido puede ser una decisión difícil, pero es tan legítima como placentera. ¡te encantará!